Autor: norlingen
domingo, 03 de julio de 2005
Sección: Escritos antiguos
Información publicada por: norlingen
Mostrado 18.746 veces.


Ir a los comentarios

Hallan en una momia un poema de Safo inedito.

saludos: la razon 24/06/05 Hallan en una momia un poema de Safo, la poeta del erotismo femenino El texto, escrito hace 2.600 años, versa sobre el paso del tiempo en su cuerpo Gonzalo Suárez Londres- Una conocida revista literaria británica publicó ayer un supuesto poema inédito de la poetisa griega Safo, descubierto el año pasado en un papiro empleado para recubrir una momia egipcia. El texto, de 101 palabras en su versión inglesa, aparece en la nueva edición de «The Times Literary Supplement» en la traducción de Martin West, un reputado experto en la Antigua Grecia y profesor del prestigioso College of All Souls de la Universidad de Oxford. De confirmarse la autenticidad de la pieza, sería un descubrimiento de enorme relevancia en este campo, pues hasta ahora sólo se conservaban otros tres poemas completos de la poetisa griega. El envejecimiento. En el texto, escrito hace unos 2.600 años, Safo aborda uno de sus temas más recurrentes: el paso del tiempo y los efectos del envejecimiento sobre su organismo. «Mi una vez tierno cuerpo ha alcanzado la edad adulta/ Mi cabello se ha vuelto blanco en vez de oscuro/ Mi corazón se ha vuelto pesado, mis piernas ya no me sostienen», dicen tres de los versos rescatados por West. «No envejecer, siendo humanos, es imposible», concluye luego. Las 101 palabras están estructuradas en doce versos que forman seis parejas. Aproximadamente el 90 por ciento del texto es original, y el traductor sólo ha tenido que rellenar varios huecos de las cuatro primeras líneas. Nacida en Lesbos en el año 625 antes de Cristo, Safo es considerada una de las mejores poetisas de la antigüedad, principalmente por sus textos de temática amorosa. Según «The Guardian», Platón llegó a decir que no sólo debe considerársela una gran poetisa, sino también una Musa, las diosas que inspiran la producción artística. De hecho, su brillante reputación se debe principalmente a comentarios de este tipo, pues apenas se conServan muestras sustanciosas de su trabajo: además del texto publicado ayer, se conocen otros tres poemas completos, 63 versos aislados y un total de 264 pequeños fragmentos. En un papiro. El poema ha tenido que sobrevivir una enrevesada existencia para llegar a las páginas del «Times Literary Supplement». Su redescubrimiento comenzó con la aparición de un misterioso papiro en la cobertura de una momia egipcia. Tras intensas investigaciones, un equipo de expertos se dio cuenta de que diversas partes de uno de los poemas encajaban con fragmentos de otra obra de Safo descubierta en Egipto en 1922. Al combinar ambos textos, se pudo rescatar una pieza casi al completo. Según Martin West, se trata del manuscrito más antiguo que se conserva de un poema de Safo, pues fue copiado en el siglo III antes de Cristo, unos 300 años después de su redacción. «Este poema es una pequeña obra maestra: simple, conciso, perfectamente formado, una expresión honesta y nada pretenciosa del sentimiento humano, dignificada por su moderación», escribe el profesor de la Universidad de Oxford en el breve ensayo que acompaña el texto. «Emociona tanto por lo que dice como por lo que deja en silencio. No nos da ningún tipo de argumentos para pensar que la reputación poética de Safo no era merecida». De la obra de Safo, que al parecer constaba de nueve libros de extensión variada, se han conservado algunos Epitalamios, cantos nupciales para los cuales creó un ritmo propio y un metro nuevo, que pasó a denominarse sáfico, y fragmentos de poemas dirigidos a algunas de las mujeres que convivían con ella. En ellos se entrevé la expresión de una subjetividad que se recrea en sutiles oscilaciones de ánimo, en un intento de dar forma a la pasión. Presenta la pasión amorosa como una fuerza irracional, situada entre el bien y el mal, que se apodera del ser humano y se manifiesta en diversas formas.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 03 de jul. 2005

    El día que apareció esta noticia de la agencia EFE (24 de junio pasado) pedí permiso por escrito al Times Literary Supplement para publicar aquí el artículo original del Prof. Martin West en inglés, y una traducción al español que hice del poema, de la versión inglesa, puesto que el texto griego sólo apareció en la edición en papel, a efectos simplemente divulgativos. Han debido de tener tal avalancha de peticiones semejantes que no he recibido aún respuesta y, una vez comprobado que la noticia se ha esparcido por el mundo, paso a copiar aquí el artículo original del Prof. Martin West, con su texto del poema y mi traducción, bien entendido que el papiro tiene lagunas y, mientras no se pueda confrontar el texto griego, se debe seguir la forma de resolverlas del editor. Aunque llama la atención (y de ahí las precauciones también) que los autores del hallazgo del poema en el papiro reaprovechado son, según se dice en la propia noticia, dos expertos de la Universidad de Colonia, es de suponer que ellos han cedido al Prof. West el estudio y publicación. Comprobado también que existen más de 20 reproducciones en red del artículo del TLS, creo que Celtiberia no corre ya ningún peligro por los copyrights, así que, aprovechando que Norlingen ha iniciado ya el artículo (y la apreciada visita de Silmarillion), paso a añadir ya lo que tenía preparado sobre él (aunque editándolo como comentario no podré corregir los errores en el lenguaje html, a ver si sale bien): Sobre el nuevo poema desconocido de Safo de Lesbos Publican un poema desconocido de la autora de la Grecia antigua Safo Estaba en un papiro que cubría una momia EFE Viernes, 24 de junio de 2005 LONDRES.- Un poema hasta ahora desconocido de la poetisa griega Safo, descubierto en un papiro utilizado para cubrir una momia egipcia, se publica en traducción al inglés. El poema, de 101 palabras, aparece en la nueva edición de 'The Times Literary Supplement', en versión de Martin West, experto en el mundo griego y profesor emérito del College of All Souls, de Oxford. Safo, considerada como la mayor poetisa griega de la antigüedad, autora sobre todo de poemas amorosos, nació en la isla de Lesbos hacia 625 antes de Cristo y murió en 570. El poema es una meditación sobre el carácter inevitable del envejecimiento: la poetisa va reflejando las señales físicas que el paso del tiempo ha dejado en su cuerpo. "No envejecer, siendo humanos, es una imposibilidad", reconoce la inmortal poetisa. Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2005/06/24/cultura/1119606561.html * * * * * * Pero es más completo el artículo original en inglés, que el Times Literary Supplement publicó el día 21 en abierto, e incluye la versión inglesa del poema, debida al citado M. West, y que os transcribo: A new Sappho poem Martin West 21 June 2005 Full story displayed (for the original Greek, please see this week's issue of the TLS) Since classical times, Sappho has been a source of fascination and romantic construction. The ancients, who had nine books of her poems at their disposal, were unstinting in their admiration. Some called her a tenth Muse. Strabo, writing in the time of Augustus, calls her a wonder, “for in this whole span of recorded time we know of no woman to challenge her as a poet even in the slightest degree”. In modern times, with only fragments of her poetry remaining, she has remained one of the most famous and evocative names from antiquity, a figure viewed by some with narrowed, by others with widened eyes; a socio-historical enigma, a littérateurs’ Lorelei, a feminist icon, a scholars’ maypole. It is difficult to judge her for ourselves when so little of her work remains. What we have consists on the one hand of quotations and more general references in ancient authors, and on the other hand of torn scraps from ancient papyrus and parchment copies, mostly from the Roman period and, more often than not, so tattered that they yield only a few words or letters from any given line of verse. In modern editions the fragments are numbered up to 264. But many of these do not contain a single original word. Only sixty-three contain any complete lines; only twenty-one contain any complete stanzas; and only three – till now – gave us poems near enough complete to appreciate as literary structures. A recent find enables us to raise this number to four. In 2004, Michael Gronewald and Robert Daniel announced the identification of a papyrus in the University of Cologne as part of a roll containing poems of Sappho. This text, recovered from Egyptian mummy cartonnage, is the earliest manuscript of her work so far known. It was copied early in the third century bc, not much more than 300 years after she wrote. Parts of three of her poems are represented. As usual, all are in a fragmentary state. But the second one, it turned out, had been partially known since 1922 from an Oxyrhynchus papyrus of the third century ad, and by combining the two texts we now obtain an almost complete poem. When we had only the Oxyrhynchus portion, we had only line-ends, preceded and followed by line-ends of other poems, and it was not clear where one poem ended and the next began; the left-hand margin, where this would have been signalled, was missing. That question is now settled. We have a poem of twelve lines, made up of six two-line stanzas. The last eight lines are virtually complete. The first four are still lacking two or three words each at their beginnings. But we can make out the sentence structure and restore the sense of what is lost, if not the exact words. Here is the poem in my own restoration and translation. The words in square brackets are supplied by conjecture. "[You for] the fragrant-blossomed Muses’ lovely gifts [be zealous,] girls, [and the] clear melodious lyre: [but my once tender] body old age now [has seized;] my hair’s turned [white] instead of dark; my heart’s grown heavy, my knees will not support me, that once on a time were fleet for the dance as fawns. This state I oft bemoan; but what’s to do? Not to grow old, being human, there’s no way. Tithonus once, the tale was, rose-armed Dawn, love-smitten, carried off to the world’s end, handsome and young then, yet in time grey age o’ertook him, husband of immortal wife." We know of several poems in which Sappho spoke of herself as getting on in years. Here she addresses a group of younger women or girls, whom she calls (to translate literally) “children”, contrasting their blithe singing and dancing with her own heaviness of heart and limb. It is clear from other evidence that she composed her poetry, or most of it, within an intimate circle of women whom she calls her “companions”. Her house is a house of moisopoloi (*), “Servants of the Muses”. Later writers saw her as a chorus-leader or teacher, to whom people of class in several cities sent their daughters for a musical education. We cannot tell how accurate a construction this is, but it must have been based on the impression given by the poems, and it is consistent with what we know. In the new poem, however, the focus is on Sappho herself. She recites the symptoms of her ageing, as in another famous poem she recites the physical symptoms of jealous love. Then comes philosophical reflection. In the love poem she tells herself that everything is endurable, because fortunes can be transformed at God’s pleasure. In the new poem she tells herself that growing old is part of the human condition and there is nothing to be done about it. This truth is illustrated, as typically in Greek lyric, by a mythical example. It is a tale that was popular at the time, the story of Tithonus, whom the Dawn-goddess took as her husband. At her request, Zeus granted him immortality, but she neglected to ask that he should also have eternal youth, so he just grew ever older and feebler. Finally she shut him up in his room, where he chatters away endlessly but barely has the strength to move. Sappho is very economical with the myth, giving it just four lines and ending the poem with it. At first sight it might seem a lame ending. But the final phrase gives a poignant edge to the whole. Tithonus lived on, growing ever more grey and frail, while his consort remained young and beautiful – just as Sappho grows old before a cohort of protégées who, like undergraduates, are always young. The poem is a small masterpiece: simple, concise, perfectly formed, an honest, unpretentious expression of human feeling, dignified in its restraint. It moves both by what it says and by what it leaves unspoken. It gives us no ground for thinking that Sappho’s poetic reputation was undeserved. Fuente y copyright: M. West y The Times Literary Supplement http://www.the-tls.co.uk/this_week/story.aspx?story_id=2111206 * * * * * * * * * * Mi traducción del poema (desde el inglés, lógicamente): “Muchachas, entusiasmaros vosotras con amables regalos, fragantes como flores, para las Musas, y (tañed) la limpia y melodiosa lira: La vejez, en cambio, se ha apoderado de mi cuerpo, en otro tiempo tierno, y mis cabellos, antes oscuros, se han vuelto blancos; mi corazón se ha hecho torpe, y mis rodillas, que otrora eran ligeras para bailar como los cervatillos, no podrán ya soportarme. Sufro por mi presente estado, pero ¿qué se puede hacer? Ningún ser humano puede impedir convertirse en viejo. Se cuenta que la rosada Aurora, transida de amor por Tithón, se lo llevó con ella al fin del mundo. Él era entonces guapo y joven, y el marido de una esposa inmortal; pero a pesar de todo, cuando llegó su hora, la edad gris también se apoderó de él.” * * * * * * Nota.- Aunque no sea muy poético, y ya que Safo no nos dice cómo termina "el cuento", por fin la Aurora, que ya no sabía qué hacer con aquel viejo amor, un jubilado que sólo servía para beberse la ambrosía del Olimpo y al que fallaban todos los miembros, primero lo tuvo encerrado en su habitación, desde donde de vez en cuando se le oía quejarse, y al final... lo convirtió en saltamontes. Añado un buen artículo sobre el placer de leer a los clásicos: http://www.diariodepoesia.com/showcontent.php?id=556&nroRevista=66 (*) Creo que puede ser una pequeña errata, debería decir “mousopólai”.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba