Autor: Virenar
miércoles, 08 de junio de 2005
Sección: Historia Antigua
Información publicada por: Virenar
Mostrado 13.319 veces.


Ir a los comentarios

LA MIRADA DE LOS ANTIGUOS

Algunas reflexiones, a propósito del excelente artículo de la Dra. Canto sobre la silla de Felipe II, sobre buestra capacidad de empatía con los protagonistas del pasado.

En su interesantísimo artículo sobre la supuesta Silla de Felipe II, la Dra. Canto realiza una interpretación simbólica de una roca cercana con forma de ave rapaz. A esta consideración llega, según afirma, intentando “verla a través de la mirada de los antiguos”. No dudo que en el caso que nos ocupa esta PIEDRA caballera pudiera interpretarse así, dado el contexto en que se encuentra, pero su afirmación me lleva a pensar sobre nuestros conceptos acerca de la ritualidad entre los pueblos prerromanos. ¿Acaso podemos intentar interpretar el mundo vetón a través de sus ojos?, si no lo hicieron los clásicos, o no quisieron, ¿no es lícito asegurar que nuestra visión no está contaminada por concepciones heredadas del legado de las fuentes?. Sobre esto ya argumentaba Ambrosio de Morales, contemporáneo de Felipe II, en el siglo XVI, cuando se lamentaba de la falta de escritos indígenas y por tanto del hecho de que contáramos sólo con el relato de las cosas que Roma había hecho. Aún así él mismo no se escapaba de esa visión de los pueblos indígenas como gentes simples, bárbaras y cercanas a la infancia que transmitían los propios autores grecolatinos. Y esta percepción ha estado presente en la historiografía española posterior hasta tiempos recientes. Nadie hoy en día aceptaría de forma franca esa visión pero quizá siga subyacente en el excesivo concepto ritual que se aplica a la vida de los pueblos prerromanos de la península, especialmente del área indoeuropea. Quizá la visión celtista, transmitida en nuestros días en las obras de Marco Simón, Sopeña Genzor y otros, muy deudora de la versión cesariana del mundo galo, nos lleva a considerar todos los aspectos vitales de estos pueblos bajo un punto de vista ritual.

¿Realmente podemos interpretar los “altares rupestres” como mesas de sacrificios o libaciones exclusivamente? ¿no pudieron tener otros usos?. Por ejemplo, como lugar de asamblea, en un contexto sagrado, o como mojón delimitador entre pueblos (aspecto que en los últimos tiempos se ha pretendido ver en otros “santuarios” como Postoloboso), o como lugar de intercambio y comercio (no sólo entre jefaturas sino a través del establecimiento de mercados o ferias). Quizá los antiguos no fueran tan simples y quizá no se realizarán allí siempre sacrificios sino sólo en momentos de crisis como sugieren algunos autores (¿o quizá éste es también un intento de disculpar las terribles costumbres de nuestros “antepasados”?). Las cosas seguramente no son tan evidentes, aunque no tienen que ser siempre complicadas. En algunas disciplinas, como el caso de la Arqueología de la Muerte, ya se han levantado voces contra los intentos de reconstruir las sociedades indígenas a partir de los ajuares, que muchas veces pecan de simplistas o trasladan una concepción previa y actual del investigador (¿acaso ajuares propios del trabajo de la artesanía pueden indicarnos que el allí enterrado tiene que ser un artesano?). Quizá lusitanos y vetones se visitaran regularmente, y tomaran unas copas en sus poblados respectivos sin tener que degollar siempre una oveja, un toro y un cerdo en honor de Reve.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Virenar 09 de jun. 2005

    Siempre he pensado que lo más hermoso de la vida es la enorme gama de grises que ésta nos ofrece entre el negro y el blanco. Por supuesto Dra. Canto que un eclipse de luna no nos motiva tanto actualmente (sobre uno de sol no estaría tan seguro), y ya no veremos manifestaciones divinas tras el fenómeno de las Perseidas; pero no estaría de más recordar que todavía, en nuestro mundo científico-técnico, numerosas personas acuden a videntes y curanderos o consultan diariamente el horóscopo. Es aún frecuente encontrarse con exvotos modernos en ciertas ermitas y también lo son las procesiones con la divinidad a cuestas rogando por la llegada de las lluvias. Y con respecto a las epidemias, no están tan lejos los primeros tiempos del sida, cuando, entre ciertos sectores católicos, era frecuente achacar tan terrible enfermedad a un castigo divino contra los sodomitas. Quizá pensar que el tiempo ritual se reduce conforme las tinieblas del conocimiento se disipan, sería caer en un tópico evolucionista algo alejado de la realidad. Volviendo a nuestros antiguos, en demasiadas ocasiones ciertas noticias transmitidas por las fuentes y numerosos datos procedentes del registro arqueológico han sido interpretados erróneamente en clave religiosa y ritual. He aquí algunos ejemplos: A. Sobre las creencias religiosas. 1. La famosa respuesta de los celtas danubianos a Alejandro Magno expresando su único temor a que el cielo se desplomara sobre sus cabezas, se ha convertido durante siglos en un topos historiográfico entendido dentro del contexto del corpus religioso céltico (luego Uderzo y Goscinny contribuyeron a hacerlo universal). Sin embargo probablemente nos encontremos no se trate más que de una bravuconería de los emisarios celtas ante el petulante macedonio, todo ello dentro de una exigencia de trato igualitario en un proceso de negociación (¡huy!, esto me suena…). 2. ¿Se reía el jefe gálata Brenno de los dioses de PIEDRA y madera griegos que halló en Delfos?, según noticia de Diodoro (si no me equivoco). Pues nueva interpretación en clave religiosa: los celtas tenían una visión abstracta de la divinidad. Sin embargo tenemos exvotos y representaciones de divinidades en el “mundo celta” tanto contemporáneas de Brenno como posteriores. Quizá de lo que se reía el caudillo gálata, si la noticia fuera cierta, no era tanto del material de los dioses como de su ineficacia a la hora de evitar el saco del santuario. 3. Cuando Aristóteles habla de la locura de los celtas que se enfrentan con las olas del mar, ¿está hablando de un ritual sin saberlo?. Así lo interpretan algunos autores basándose en débiles conexiones con el Ciclo Ulate. Yo sólo veo otro topos sobre la barbarie de los celtas. B. Sobre los rituales. 1. Hace bastantes años algún investigador interpretó el hallazgo de restos humanos en los cimientos de una torre ubicada en el yacimiento de Bílbilis, como parte de un ceremonial de fundación en honor de Lug. Para ello se basaban en la posición de los cuerpos y en los supuestos restos de un córvido. Posteriormente el conjunto fue fechado en época romana. 2. El Dr. Marco Simón, allá por 1987, interpretó una famosa representación hallada sobre un resto cerámico numantino, dentro de un contexto ritual. La imagen representa un pórtico, en cuyas columnas parece crecer hiedra o algún elemento vegetal similar, dentro del cual aparece una figura con una especie de rama en la cabeza y flanqueado por una serpiente y un gallo. El Dr. Marco creyó ver en todo ello una alusión a un ritual sacerdotal relacionado con el culto a los árboles. Quizá tan sólo sea una referencia a una leyenda mitológica celtibérica; por tanto con un sentido religioso sí, pero no ritual. Se me ocurren más ejemplos pero en fin, Dra. Canto, le propongo un juego de empatía: Contemple a los antiguos sacrificando un macho cabrío en honor a Ares en el altar de Felipe II y después baje a Prado Nuevo y participe de un ritual posmoderno… ;P

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba