Autor: Cuentos sufies
sábado, 04 de junio de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: soliman


Mostrado 10.081 veces.


Ir a los comentarios

LA ISLA DE LOS SENTIMIENTOS

Érase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos... la alegría, la tristeza, y muchos más, incluyendo el amor. Un día les fue avisado a sus moradores, que la isla se iba a hundir. Todos los sentimientos se apresuraron a abandonarla. Abordaron sus barcos y se prepararon a partir apresuradamente. Sólo el Amor permaneció en ella, quería estar un rato más con la isla que tanto amaba, antes que desapareciera. Al fin, con el agua al cuello y casi ahogado, el Amor comenzó a pedir ayuda. Se acercó a la Riqueza que pasaba en un lujoso yate y el Amor dijo: -Riqueza, llévame contigo. La Riqueza contestó: -No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti. Le pidió ayuda a la Vanidad, que también venía pasando: -Vanidad, por favor ayúdame. -Imposible Amor, estás mojado y ensuciarás mi barco nuevo. Pasó la Soberbia, a la que pidió también ayuda. -Quítate de mi camino o te paso por encima. Como pudo, el Amor se acercó al yate del Orgullo y una vez más solicitó ayuda. La respuesta fue una mirada despectiva y una ola casi lo asfixia, cuando el capitán aceleró su yate. Entonces, el Amor pidió ayuda a la tristeza: -Tristeza, ¿me dejas ir contigo? -Ay amor, tú sabes que siempre ando sola y prefiero seguir así. Pasó la Alegría, estaba tan ocupada que ni siquiera oyó al Amor llamarla. Desesperado, el Amor comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Fue entonces cuando una voz le dijo: -Ven Amor, yo te llevo. Era un anciano. El Amor estaba tan feliz que olvidó preguntar su nombre. Fue llevado a la tierra de la Sabiduría y una vez allí, el Amor le preguntó: -¿Quién era el anciano que me trajo y salvó mi vida? La Sabiduría respondió: -Era el Tiempo. -¿El Tiempo? Pero ¿por qué el Tiempo me quiso ayudar? Y la Sabiduría respondió: -Sólo el Tiempo es capaz de ayudar y entender a un gran amor.

Más informacióen en: http://www.islamyal-andalus.org/publicaciones/cuentos_sufies/cuento56.htm


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 soliman 04 de jun. 2005

    Lo dedico a todos los contertulios que hacen mofa de todo lo que no conocen o saben. Un poquito de porfavor y menos violencia verbal. Tambien se lo dedico a Ego, y recordarle que le tengo una preguntita en su casita de druida.

  2. #2 Vascon 04 de jun. 2005

    Información eliminada por el Administrador Ego

  3. #3 soliman 04 de jun. 2005

    leña al fuego? si lo que quiero es apaciguar y refrescar. Pero de qué mundo vienes?

  4. #4 Vascon 04 de jun. 2005

    Me abstengo de contestar a esa pregunta antes de salir perjudicado yo mismo.

  5. #5 kaerkes 04 de jun. 2005

    Como esta tónica ya sobradamente la conocemos pues haré uso del dedito eliminatorio ántes de que el niño nazca; en cualquier intervención replicante. El texto del artículo es magnífico, pero como de costumbre, sobran los comentarios posteriores.

  6. #6 Vascon 05 de jun. 2005

    Ego, creo que el aconsejar no echar mas leña al fuego no es motivo suficiente para borrarme una intervención, aunque no pretendo poner en duda tu criterio.

  7. #7 Karmela 05 de jun. 2005

    "Quien no sabe de penas en este triste valle de dolores, no sabe de buenas ni ha gustado de amores, pues penas es el traje de amadores." Ana de Jesus, discipula de San Juan de la Cruz.

  8. Hay 7 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba