Autor: B. Martínez Díaz (CAM)
sábado, 04 de junio de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por: A.M.Canto


Mostrado 16.010 veces.


Ir a los comentarios

¿Patrimonio arqueológico vs. desarrollo urbano?

La autora es Jefa del Servicio de Protección del Patrimonio Arqueológico de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid. Reflexiona en este artículo acerca de la "arqueología preventiva" en el marco urbano y sobre cómo, ante la falta de una titulación específica de "Arqueología" en España, la responsabilidad de velar por la profesionalidad de los arqueólogos ha acabado recayendo en las administraciones competentes en Patrimonio Histórico.

La autora es Jefa del Servicio de Protección del Patrimonio Arqueológico de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid. Reflexiona en este artículo acerca de la "arqueología preventiva" en el marco urbano y sobre cómo, ante la falta de una titulación universitaria específica de "Arqueología" en España, la responsabilidad de velar por la profesionalidad de los arqueólogos ha acabado recayendo en las administraciones competentes en Patrimonio Histórico. * * * * * * * * LA ARQUEOLOGÍA PREVENTIVA Autor | Belén Martínez Díaz El difícil equilibrio entre protección del Patrimonio Arqueológico y desarrollo urbano El Patrimonio Arqueológico es la huella de nuestro pasado como seres humanos; en su mayor parte se encuentra dentro y sobre los suelos, formando parte del paisaje. La Comunidad de Madrid *, como otras, sufre una gran presión en la ocupación del territorio. Grandes y pequeñas obras de infraestructuras o de urbanismo se realizan año tras año. Y en ellas, ese Patrimonio Arqueológico aparece y después desaparece**. * * * * * * * En los últimos 20 años, desde las Comunidades Autónomas se han diseñado y puesto en práctica un conjunto de actividades arqueológicas -conocidas hoy como Arqueología Preventiva- que se destinan a evitar el impacto que sobre los restos del pasado pueden provocar las grandes y pequeñas obras, y a documentar aquellos que van a destruirse por imperativos sociales, económicos o políticos. Este tipo de Arqueología no tiene una historia muy larga. A su desarrollo ha contribuido la expansión de los núcleos urbanos y la dotación de infraestructuras de carreteras, oleoductos o ferrocarriles. Las Administraciones responsables del Patrimonio Histórico de las Comunidades Autónomas han ido perfeccionando poco a poco estos mecanismos preventivos ante la destrucción masiva que suponen esos grandes movimientos de tierra. Durante la década de los 80, estas Administraciones se centraron, por un lado, en realizar grandes campañas de prospección para obtener el "Inventario de Yacimientos Arqueológicos" de la región y conocer así dónde se encontraba aquello que había que proteger; por otro lado, organizaron intervenciones "de urgencia" con el fin de "salvar" o "rescatar" los restos afectados por las obras, sin que apenas existieran alternativas de conservación de los yacimientos encontrados en su sitio original. El marco legal que permitió el desarrollo de esta Arqueología Preventiva se encontraba en la Ley de Patrimonio Histórico Español 16/85, que además de establecer la necesidad de apoyar los mecanismos de protección del Patrimonio Histórico en los de ordenación del territorio, abrió la puerta a la Arqueología Preventiva al incluir el artículo 43: "La Administración podrá ordenar la ejecución de excavaciones o prospecciones arqueológicas. donde se presuma la existencia de yacimientos o restos arqueológicos, paleontológicos o geológicos relacionados con ellos." Un año después España ingresa en la Comunidad Europea y asume, al hacerlo, una serie de normas que afectan a esta prevención arqueológica. Destaca la directiva sobre Evaluación de Impacto Ambiental en obras públicas, que obliga a incluir los bienes culturales en el Estudio de impacto que la obra produce en el medio. Durante los años 90, casi todas las Comunidades Autónomas aprobaron sus propias leyes de Patrimonio Histórico o Cultural - en la actualidad sólo faltan Murcia, La Rioja y Navarra-. En su mayoría desarrollan esta directiva, además de recoger ideas expresadas en otros documentos internacionales, como el "Convenio Europeo para la protección del Patrimonio Arqueológico (Londres 1969)" del Consejo de Europa (al que España se adhiere en 1975) o su revisión más reciente "Convención Europea para la protección del Patrimonio Arqueológico (La Valetta, 1992)", relacionadas de un modo directo con la Arqueología Preventiva. A la vez que esto ocurría, España seguía en plena expansión urbanística: generando nuevas infraestructuras, aumentando las concentraciones de población alrededor de las grandes urbes e industrializándose el sector agrícola. El mundo de la construcción, y en consecuencia la destrucción de yacimientos arqueológicos, estaba en pleno apogeo. Al mismo tiempo, las primeras promociones de especialistas en Arqueología habían salido al mercado laboral, la calidad de vida mejoraba y en consecuencia, la sensibilización por los bienes culturales crecía; las Comunidades Autónomas, mucho más cercanas al territorio que la centralizada, asumieron con energía y entusiasmo, la responsabilidad de gestionar el Patrimonio Arqueológico de sus suelos, enfrentándose a la ausencia de recursos, de presupuesto, de modelos válidos o contrastados, y construyéndolos. Este caldo de cultivo posibilitó que en los 90 comenzara el desarrollo de la Arqueología Preventiva, con muchos puntos en común pero con personalidad propia en cada Comunidad Autónoma. La evidente necesidad de conservar algunos de los yacimientos afectados por las obras - no solo de documentarlos antes de su destrucción- provocó el desarrollo de un conjunto de técnicas de protección, amparadas en la legislación que se iba aprobando, que se utilizaban tanto en yacimientos conocidos que corrieran peligro, como en aquellos otros sitios arqueológicos de los que tan sólo se presumía su existencia. Hoy se sabe y se asume que la unión de los mecanismos legales de Patrimonio Histórico, de Suelo y de Medio Ambiente, permite planificar la protección de los restos arqueológicos y, con ello, un ejercicio más eficaz de la Arqueología Preventiva. Así, cada vez se consigue conservar más restos arqueológicos en posición original, modificando trazados o conservados bajo las edificaciones; no obstante, sigue siendo mucho más lo que se excava y se destruye que lo que se conserva en su sitio. Así, el gran reto de hoy es conocer el Patrimonio Arqueológico antes de que se planifique el suelo en el que se encuentra, manejar la información patrimonial con suficiente antelación como para tener capacidad de decisión. Sólo así se podrá evitar la intervención e introducir en el planeamiento, en el momento oportuno, su conservación y puesta en valor. En España la Arqueología no es, por ahora, una profesión titulada. Su enseñanza se realiza a través de una serie de materias ofrecidas en las titulaciones universitarias de Historia y de Humanidades, desde Departamentos de Arqueología y de Prehistoria de 34 universidades públicas repartidas por todo el Estado. Para superar esta situación de la profesión, las normas de protección del Patrimonio Histórico han incorporado la necesidad de garantizar la idoneidad y calidad de quienes elaboren los Proyectos de intervención arqueológica. De esta manera, la responsabilidad de velar por la profesionalidad, no recae en la Universidad o en los Colegios Profesionales, sino en la Administración competente en Patrimonio Histórico. Desde 1984, ha habido diversas iniciativas para el reconocimiento de la Arqueología como profesión, promovidas por Asociaciones Profesionales de Arqueología y por los gobiernos regionales. Además de la licenciatura en Humanidades o Historia, para considerar a una persona especialista en Arqueología, las principales exigencias se refieren a la experiencia en trabajos de campo o laboratorio (especialidades históricas, duración de estos trabajos, dibujo de cerámicas, etc.) y en las publicaciones científicas realizadas. A pesar de estos esfuerzos por definir la profesión, existe una cierta confusión social en cuanto a su significado. Así, aparecen dos visiones principales sobre la Arqueología: por una parte se confunde con otras materias y especialidades, tales como la Paleontología, Geología o Espeleología, y por otra, aún más desafortunada y extendida, se la une a conceptos como aventura, afición, diletantismo o misterio, muy apoyados por las imágenes cinematográficas y la visión anticuarista de la ciencia, que poco tienen que ver con la realidad cotidiana de la profesión. El ejercicio libre de la profesión arqueológica, comprende hoy el mayor número de especialistas. Estas personas son las que llevan a cabo las intervenciones arqueológicas motivadas por las afecciones que las obras o distintas construcciones tienen sobre los yacimientos, por encargo de promotoras, constructoras, estudios de arquitectura o los propietarios del suelo. Es decir, se dedican exclusivamente a las intervenciones preventivas y trabajan, bien como autónomos/ as o bien constituyéndose en empresas arqueológicas. En este cuadro [cf. la imagen contigua] se puede ver que del número total de intervenciones arqueológicas realizadas en la Comunidad de Madrid en los años 2002 y 2003, las intervenciones promovidas por obras alcanzan el 99% y 98% respectivamente. En lo que se refiere a este último colectivo, a veces trabajan directamente para los clientes de modo directo, o bien lo hacen subcontratados por otras empresas de Arqueología. Así, el mayor mercado directo de trabajo para tales profesionales es consecuencia de las obras de menor envergadura (p.e., en solares de ciudades). Por su parte, las empresas de Arqueología - que rondan entre los dos y los 10 miembros en plantilla- son pequeñas organizaciones que compiten por realizar las intervenciones arqueológicas correspondientes a las grandes obras de infraestructuras. Aunque estas son las formas más comunes del ejercicio de la profesión, conforme ésta se ha ido asentando, se han diversificado las figuras legales utilizadas. Así, existen por ejemplo empresas dedicadas a la realización de trabajos medioambientales que cuentan con plantilla de especialistas en Arqueología. Igualmente, la propia Administración, escasa en recursos humanos para supervisar todas las labores relacionadas con la Arqueología preventiva, también contrata a profesionales libres para que colaboren con ella en el control de la actividad arqueológica (por ejemplo, coordinando y supervisando los estudios que se generan por una gran obra de infraestructura que se está desarrollando por tramos, y en cada tramo de su ejecución, trabajan distintas empresas de Arqueología). En los planes de estudio de nuestras Universidades no se contempla apenas la formación en Arqueología preventiva, de manera que los y las recién tituladas deben formarse en el libre mercado para poder ejercitar su profesión una vez terminada la carrera. Desafortunadamente, ello facilita que se den situaciones de precariedad laboral. Este tipo de Arqueología es percibida por la sociedad, en la mayoría de los casos, como una traba más que pone la Administración pública antes de realizar una obra. El gran reto que se plantean las Administraciones competentes, es doble; por un lado hay que llegar a conocer el Patrimonio Arqueológico antes de que se planifique el suelo en el que se encuentra, sólo así se podrá evitar la intervención e introducir en el planeamiento, en el momento oportuno, su conservación y puesta en valor. Por otro lado, la propia sociedad, a través de la educación y la información, ha de asumir una actitud positiva frente a la conservación de los restos del pasado y no ver en ella una carga impuesta sino un valor añadido. Hoy (2005), en muchas Comunidades Autónomas se trabaja en estas líneas, aunque con grandes diferencias entre unas y otras. Pasarán todavía años antes de que estas nuevas técnicas se consoliden y pueda calibrarse su verdadera validez. * * * * * * * Fuente: Análisis madri+d 02/06/05 http://www.madrimasd.org/ * El link en “Comunidad de Madrid” lleva a la página de la Dirección Gral. del ramo de la CAM. http://www.madrid.org/dgpha/patrimonio_arqueologico/patrim_paleon.htm ** El link en “aparece y desaparece” lleva a: http://www.elmundo.es/elmundo/2005/04/23/cultura/1114241969.html Es una noticia sobre la desarticulación de una red de falsificadores, expoliadores y traficantes, que fue objeto de un artículo aquí en el mes de abril pasado: http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1259 Cf. además "Arqueología industrial en la CM": http://www.madrimasd.org/cienciaysociedad/patrimonio/rutas/arqueologia/default.asp

Más informacióen en: http://www.madrimasd.org/


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 darius 05 de jun. 2005

    Muy buen articulo, doctota Canto. ¿existe un poco de bibliografia general al respeto?

  2. #2 A.M.Canto 05 de jun. 2005

    Sí, a la amiga Belén Martínez le gustará saberlo. Pues creo que lo mejor y más reciente que existe ahora mismo sobre esto es el libro de Ignacio Rodríguez Temiño Arqueología urbana en España, editado por Ariel en 2004. En este url puede leer el índice, para hacerse una idea: http://www.boletin-turistico.com/libros/cat500.htm Lo que he leído de Temiño es bueno y, además, me gusta su estilo valiente de, como se dice, "coger el toro por los cuernos". Y la defensa del Patrimonio arqueológico la tiene clarísima: Tengo para mí que más de un constructor, de un político y de un expoliador, han debido de sentir cierto alivio cuando hace unos meses se trasladó desde Sevilla, de su anterior destino provincial, para dirigir el conjunto de Carmona. Pero es sólo intuición femenina, claro...

  3. #3 darius 05 de jun. 2005

    Muchas gracias. Ya conocia esta referencia, tendre que leerla. Vuelvo a daros un enlace es sobre un estudio comparativo de leyes europeas en materia de arqueologia preventiva del 2004 encargado por por el senado francés. http://www.senat.fr/lc/lc138/lc138_mono.html

  4. #4 A.M.Canto 09 de jun. 2005

    ADIÓS AL YACIMIENTO DE LA PLAZA DE LA ENCARNACIÓN (SEVILLA) Esta noticia, aparecida hoy mismo, para algunos pudiera tener cierta relación con lo que comentaba en mi mensaje del día 5. - - - - HABRÁ DESTRUCCIÓN PARCIAL DE LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS La ejecución del proyecto Metropol Parasol en el solar de la Encarnación implicará la destrucción parcial del yacimiento arqueológico excavado, a la sazón el más relevante, por extensión y calidad de los restos, documentado hasta la fecha en Sevilla de su pasado romano. La cimentación de los hongos que singularizan el diseño del alemán Jürgen Mayer obligará a cortar las estructuras romanas emergentes con hilo de diamante para su posterior traslado mientras se prolonguen las obras. Una vez erigidos los cimientos, dichas estructuras serán devueltas a su cota original –sólo en algunos casos habrá de alterarse mínimamente la cota, se señala–, pero no todas serán repuestas. Se estima que cada pozo (y habrá nueve) requerirá de un vacío arqueológico de unos 25 metros de perímetro, espacio imprescindible tanto para poder introducir la maquinaria que realizará la cimentación como para la ejecución del dado de hormigón sobre el que descansarán los hongos. De este perímetro, se calcula que se perderá irremisiblemente en torno a un 10 ó 12 por ciento de los vestigios. Realidad que los responsables políticos tanto de Urbanismo como de la Consejería de Cultura, amén del arqueólogo director de los trabajos, Fernando Amores, se han afanado en minimizar señalando que se ha ajustado el diseño de la cimentación al objeto de afectar lo menos posible y, en todo caso, sacrificando las partes "de menor interés o valor desde el punto de vista patrimonial". Estos planes, que cuentan con el visto bueno de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, chocan sin embargo frontalmente con lo que en 2003 dictaminó la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, cuya presidenta y entonces delegada provincial, María Isabel Montaño, impuso al Ayuntamiento de Sevilla, propietario del solar, con fecha de 24 de junio de 2003, la total conservación del yacimiento histórico aparecido a resultas de su "relevancia científica excepcional". De hecho, tal calificación obligó a remodelar el proyecto previsto, que contemplaba la ejecución de varias plantas subterráneas dedicadas a aparcamiento. En puridad, el visto bueno dado recientemente por Cultura debe entenderse como una vulneración de lo acordado con anterioridad, algo en lo que ha pesado como una losa la decantación del Ayuntamiento por un proyecto rompedor que ya sobre el papel planteaba fricciones con el mandamiento de la conservación en extensión del yacimiento arqueológico. Ante la política de hechos consumados impuesta por el Consistorio, la Junta se ha visto abocada a suavizar su conservacionismo y a dar marcha atrás, poniendo en crisis el criterio de la Comisión de Patrimonio. Aún así, Bienes Culturales deberá valorar el proyecto arquitectónico en todo conjunto y su impacto visual en el entorno, cuestión harto peliaguda y generadora de tensiones. Fuente: http://www.diariodesevilla.com/diariodesevilla/articulo.asp?idart=1408616&idcat=1168 ---- Posted by M. ADR. COMPLVTENSIS to COMMENTARIOLA HISPANIAE at 6/8/2005 08:46:00 AM Revista Terrae Antiqvae. Editor José Luis Santos: http://www.terraeantiqvae.com ----- Debo añadir: ¿Parece o no una vergüenza, y en parte cuestión de personas? La conservación del Patrimonio en España muchas veces no parece depender de criterios sólidos, que da igual quién aplique, ni tampoco de la importancia o rareza del propio patrimonio, sino de que éste tenga la suerte de disponer de las personas adecuadas y dispuestas para su defensa, no importa qué o quién se les ponga enfrente...

  5. #5 A.M.Canto 09 de jun. 2005

    En este sitio pueden verse las "ideas" del concurso internacional" para la Encarnación, entre los que ganó, según parece, "Metropol-Parasol": http://www.encarnacion.plandesevilla.org/esp/inicio.html y, dentro, una curiosa aproximación vertical a la plaza, que da buena idea de la entidad del (difunto) yacimiento: http://www.encarnacion.plandesevilla.org/esp/ambito/ambito.html No es una burrada colosal como lo de Cercadillas en Córdoba, pero, para lo poco romano que tiene Sevilla a la vista (las escondidas columnas de la c/ Mármoles y sus 2 hermanas por libre en la Alameda de Hércules), no está mal como pérdida. R.I.P.

  6. #6 anxosan 12 de jun. 2005

    El artículo me ha parecido muy interesante, lamentablemente el concepto de arqueología preventiva llega tarde para muchas cosas que se han perdido para siempre (y muchas aún se seguirán perdiendo). Espero que estas ideas se difundan rápido. El problema de la arqueología preventiva en caso de terrenos pendientes de urbanizar, del paso de una infraestructura o de edificar se podría solucionar con catas arqueológicas antes del plan (para zonas pequeñas) o de la ejecución (carreteras y similares) y el coste no sería demasiado alto... es un problema de concienciación y voluntad política (personalmente creo que en general la voluntad política lleva a hacer la peor opción posible) El problema más peliagudo está en como gestionar desde el punto de vista urbanístico la aparición de restos en el corazón de las ciudades (algo que pasa mucho) y más teniendo en cuenta que el planeamiento rara vez contempla estas circunstancias (y si lo hace es superficialmente). Normalmente este tipo de problemática se soluciona mediante un estudio de detalle de exposición de los restos compatible con el proyecto y con la cesión de edificabilidad en otro lugar al promotor que encuentre restos, pero son modos de hacer que necesitan conciencia por parte de los ayuntamientos de que los restos son una riqueza que hay que conservar, por parte de los promotores de que compensa encontrar restos porque las compensaciones son más beneficiosas (aún en caso de que el solar quede vacío) y por parte de la sociedad... Otra cosa que me alucina a mi es que la gente se escandalice de la modificación de edificios pastiche de mediados del XX sin interes y sin embargo no diga nada de la destrucción total de restos de hace 2000 años, del patrimonio rural, o de marabillas del racionalismo temprano por poner ejemplos; supongo que será un tema de educación y cultura.

  7. #7 A.M.Canto 18 de jun. 2005

    Otra noticia desastrosa sobre el desprecio al patrimonio arqueológico que parece preside el ayuntamiento hispalense: Felipe Villegas, Diario de Sevilla, 18 de junio de 2005 La Sección de Arqueología del Colegio de Doctores y Licenciados en Bellas Artes de Sevilla ha elevado una queja formal ante la Delegación Provincial de Cultura de la Junta y el lunes hará lo propio ante Urbanismo al objeto de denunciar el "atropello patrimonial" perpetrado contra una serie de sillares romanos y varios restos de cerámica de procedencia islámica aparecidos de modo fortuito durante unas obras de canalización que se están acometiendo en la calle José Gestoso y que están supervisadas por Urbanismo. ...... Los vestigios aparecieron durante unas obras de canalización promovidas por el Ayuntamiento en la calle José Gestoso "sin control arqueológico" ...... Según se recoge en la denuncia, las zanjas abiertas en esta céntrica calle han dejado al descubierto vestigios que, según se critica, "han acabado en una escombrera sin mediar el más mínimo estudio o control arqueológico, algo que no hubiera costado nada a los promotores públicos de la obra porque habría bastado con un día para que un arqueólogo, incluso la de Urbanismo de oficio, hubiese documentado el perfil y extraído la información pertinente", refiere la presidenta de la Sección de Arqueología, Araceli Rodríguez, quien advierte que este tipo de actuaciones no son nuevas, sino recurrentes en el proceder de las obras públicas que acomete el Ayuntamiento. "En repetidas ocasiones hemos solicitado que se efectúe el control patrimonial de dichas obras, ya que se está produciendo la pérdida sistemática de elementos e información de inestimable interés para la historia de la ciudad", refiere la queja escrita, algo en lo que ha insistido reiteradamente el propio delegado provincial de Cultura de la Junta, Bernardo Bueno, muy crítico también con este proceder poco celoso con el patrimonio del Consistorio, lo que ha manifestado en reiteradas ocasiones al delegado de Urbanismo. No en vano, hace poco más de un mes Bueno paralizó unas obras de Sevillana Endesa en la calle Córdoba porque el zanjado abierto había dejado al aire los muros de la antigua torre de la mezquita de Ibn Adabbas, por la que pretendían meter nuevas conducciones eléctricas sin mediar supervisión patrimonial alguna. El delegado, que ayer tuvo noticia de lo sucedido en José Gestoso, señaló que se está creando un protocolo para regular aspectos como éste con el que confía que se imponga un nuevo marco más sensible para con la arqueología y el pasado. Sensibilidad que desde la Sección del Colegio de Arqueólogos se echa más en falta incluso cuando, como en el caso de los restos de José Gestoso, "los sillares y la cerámica han acabado en el vertedero con el visto bueno de los arqueólogos de la propia Junta, que han visitado las obras y restaron importancia a los hallazgos". El escrito recuerda que "tradicionalmente se considera que el discutido trazado de la muralla romana de época imperial de Hispalis, y en esta ocasión hemos podido comprobar la existencia de una estructura de considerables dimensiones realizada en grandes sillares de arenisca de indudable factura romana". Los restos aparecidos durante unas obras en el ex Teatro Álvarez Quintero en 1948 y los constatados en 1952 en la vecina calle Orfila corroboran la idea de la muralla romana, de cuya existencia ha habido evidencia más recientemente incluso en el solar de la Encarnación. "Resulta increíble que más de medio siglo después estemos en la misma situación y que datos de tal importancia se sigan documentando de forma tan precaria como la de pasar por la calle y ver que una máquina retroexcavadora está levantando sillares que podrían pertenecer a la primitiva muralla de Sevilla", se argumenta. Al parecer, los referidos sillares fueron reutilizados como cantera para otras construcciones en época islámica. Fuente: http://www.diariodesevilla.com/diariodesevilla/ articulo.asp?idart=1451029&idcat=1421 A través del Boletín diario de terraeantiqvae.com (La había puesto en "Hispalis romana", pero luego pensé que aquí cabía casi mejor, por tratarse de otro atropello más, perdón por la duplicación).

  8. #8 darius 18 de ago. 2005

    Un enlace interesante al respecto : ENCUENTRO MEDIOAMBIENTAL ALMERIENSE: EN BUSCA DE SOLUCIONES : "PATRIMONIO HISTÓRICO - ARTÍSTICO" por Alfonso Ruiz García (Profesor de Historia. Coordinador del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes). http://www.gem.es/MATERIALES/DOCUMENT/DOCUMEN/g10/d10101/d10101.htm

  9. #9 eyna 03 de mayo de 2006

    A raiz de las obras para la realización de un polígono que iba a sustituir unos invernaderos agrícolas y de una zona residencial,en Vilassar de Dalt (Barcelona) se descubrieron tres hornos romanos. La solución imaginativa que se buscó para la conservación de esos hornos es uno de los proyectos paisajísticos que llegados de todo el mundo se presentaron al Premio Europeo de Paisaje Rosa Barba de este año. el proyecto es del arquitecto Toni Gironès. La solución que propone para que los ciudadanos descubran los tres hornos consiste,por una parte,en mostrarlos desde una plaza a través de tres agujeros protegidos con vidrio (imagen 1)y por otra,en invitar a entrar desde otro nivel a través de una puerta (2).Todo ello,con la única ayuda de la luz solar (3). Entorno El País,24 marzo 2006

  10. Hay 9 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba