Autor: silmarillion
jueves, 19 de octubre de 2006
Sección: Historia
Información publicada por: silmarillion


Mostrado 11.335 veces.


Ir a los comentarios

Las virtudes del tabaco explicadas en el S XVI

-

-


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 17 de mayo de 2005

    Si tuviera dinero suficiente para permitirme un largo pleito, y si creyera en la Justicia española (que no creo, y menos cuanto más alta esté), me daría el gusto de demandar al Estado español 1) por consentir que las compañías tabaqueras añadan superadictivos al tabaco, como el amoníaco, con lo que sabe que se hace más imposible el poder dejarlo, 2) por fabricar, vender y cobrar impuestos (un 70% nada menos) de un producto que ellos mismos dicen que mata y causa horribles enfermedades, 3) por enriquecerse deliberadamente con la adicción de los ciudadanos, 4) por no hacer, o no dar a conocer a la sociedad, estudios y estadísticas sobre lo que también mata y produce cáncer, pero quizá es demasiado rentable: especialmente la contaminación de origen eléctrico y la del transporte (la combustión de gasolinas es de metales, no de una hoja vegetal), 5) por hacer leyes radicales, sin dejar espacios especiales para la libertad de un 40% de los ciudadanos que también tienen derechos, 6) por no tratar de la misma forma otros consumos y adicciones que también son potencialmente peligrosos, 7) por inducir a la animadversión social hacia el fumador, como si fuera un delincuente social, recluíble en un ghetto 8) por sugerir que las enfermedades del fumador recargan a la Seguridad Social, cuando los gastos están más que cubiertos con los impuestos brutales que se van "adelantando" con cada cajetilla, y seguro que sobra. 9) por hipócrita. Para una sola asociación de fumadores que hay, resulta que están "por la tolerancia", y no les da por averiguar qué hay detrás de todo esto, ni hacer demandas judiciales. Pero qué suerte tiene el Estado...

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba