Autor: Cierzo
viernes, 13 de mayo de 2005
Sección: Sobre los nombres
Información publicada por: Cierzo
Mostrado 24.974 veces.


Ir a los comentarios

Eolionimia

Existe la antroponimia, la toponimia, la hidronimia, ¿por qué no la eolionimia?

Este artículo es fruto de la ignorancia, en realidad es un intento no de demostrar nada, más bien de contruir entre todos. Surge desde la duda si existe ya o no la eolionimia, si es que se llama así, y si no existe preguntarnos el porque de su abandono. Os propongo que estudiemos el origen de los nombres de los vientos de la península ibérica, creo que al menos para los que sufrimos algunos de los más violentos marcan nuestra vida. Si analizandolos observamos que no existen indicios de nombres de origen prerromano, creo que deberemos preguntarnos por qué de esa ausencia. ¿Fueron los vientos ignorados por los prerromanos? No lo creo. ¿No les dieron un nombre? ¿Tuvieron algun caracter sagrado? Para empezar el debate coloco una lista de nombres de vientos que seguramente no es muy completa, por lo que agradecería vuestra colaboración, incluso los nombres mas locales que quizá nos puedan dar pistas... Ábrego Bochorno Cierzo Galerna Galleo (Regañon) Garbí Levante Leveche Llevant (no es el mismo que Levante) Matacabras Mestral Moncayo (pienso que es el mismo que el Cierzo) Poniente Solano Tramontana Vendabal Xaloc Saludos


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 frank_drebin 09 de feb. 2007

    Gracias por la explicación Kullervo. La verdad es que es una pena que se vayan perdiendo esas palabras que empleaban nuestros mayores o que sus ricas acepciones queden menguadas con el paso del tiempo. Por otra parte. En San Martín de Trevejo en el cacereño valle de Jálama, al viento que viene desde Portugal (que es húmedo y fresco) se le llama simplemente "los aires mañegos" ("os airis mañegus" en el habla local) y es uno de los motivos de su microclima tan especial (aún en pleno verano es mejor ponerse una chaqueta en cuanto cae el sol). Me ha parecido no ver, entre tantos nombres que se han citado, la denominación de, precisamente, la ausencia o falta de viento: la calma; o en su caso extremo y marinero: la calma chicha. Saludos.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba