Autor:
sábado, 07 de mayo de 2005
Sección: Artículos generales
Información publicada por:


Mostrado 14.482 veces.


Ir a los comentarios

1070 serpientes emplumadas se balanceaban sobre la tela de una aranha.

Del Patriarcado monoteísta a la revolución sexual.

A serpe

El hombre medieval recordando libros sagrados íntegros, el vigía polinesio reconociendo los caminos del mar en las estrellas, el caminante prehistórico olfateando a la hembra en celo a decenas de kilómetros son idénticos al actúal Homo Relativus quien, gracias a la irrupción de la virtualidad, recibirá estimulos informativos directos al sistema nervioso (1). El eter más consistente que las posadas del Camino. Tan pronto seremos autistas estilitas como abejas de mirar multifacetado; pulposos creadores como miembros del Gran Cerebro Colectivo, hormiguitas en sus afanes estivales. Tan iguales somos a lo que fuimos y a lo que seremos que la simbología sigue siendo la misma: El rojo, el blanco y el negro nos despiertan como una corneta (Coca-cola. Hitler. CNT). El azúl nos acaricia. La cruz nos bifurca. La espiral nos lanza. La luna nos eriza. El sol nos disciplina... materiales simbólicos con los que tratamos de acotar la pequenha Hobbitown a la que denominamos presuntuosamente REALIDAD. Según desvela Aldous Huxley (2), el cerebro cumple una función constrictora de nuestra percepción reduciéndola a la escala limitada que podemos interpretar sin bloquear el sistema. La ciencia alcanza así la milenaria definición asiática que conoce el mundo material, como "reino de Maya", subjetividad, ilusión. Ni oímos todo, ni vemos todo. Los árabes dicen de los locos que han oído la voz de Dios y de los ciegos que le han mirado a los ojos. Se han fundido (Dedalo/Prometeo/Lucifer), por eso, su opinión siempre es considerada y ellos respetados. El término despectivo castellano ( ay, esa arrogancia mesetaria que nos llevó a engullir el mundo sin saborearlo!) "iluminado" evoca lo que detectó Mircea Elliade (3) senhalando que la capacidad visionaria es común a tibetanos, esquimales, aborigenes y occidentales. La serpiente es una de esas claves de acceso, llave que libera una corriente adormecida, registro latente. Siempre, siempre ha habido una serpiente en nuestro rincón más íntimo. Susurrante, sibilina, retorciéndose tentadora en el pomar. Pantera entre las sábanas. Quezacoatl, la senhora emplumada de los nahuas se enrosca con la sierpe hindú del sistema tántrico, representación de la columna vertebral, el laberinto kundalini enrrollado como potencialidad por estallar, pitón "emblema rampante del espíritu de la Tierra", hace decir Marguerite Yourcenar al emperador Adriano (4). La cobra, la fuente sagrada, el símbolo egipcio de la fertilidad que el monoteísmo, el Capador de pollos, asocia al Mal, la noche, el poder de la mujer triunfante que hizo temblar en los panhales el sistema de recaudación de impuestos. Al otro lado de la luna, los pueblos del norte hicieron certeza positiva sonhando la Trinidad de la Bruma, Luna=serpiente=lluvia. La luna se transforma en serpiente para fertilizar (5). La bicha que los druidas de la Celtia futura asociarán al 5 elemento, Mercurio, Hermes, el andrógino, r mu t´ag -la cuerda por la que descendió Gna-k´ri-bstan-po, soberano del primer reino tibetano-, cobra-arco iris por la que asciende el chamán australiano, el pegamín, el Espíritu Santo, las líneas de tensión en el cielo y en la tierra ("Así en el Cielo como en la Tierra", rezan el Credo y el Tao), lo de arriba como lo de afuera, lo de adentro como lo de abajo. Fractalidad coexionando la encrucijada : Fuego, agua, tierra, viento. Crossroad. ante la duda en el cruce de caminos, que decida la intuición, la musa. Según Karl Jung (6): "La serpiente es un suenho ambivalente en el suenho del sonhador, individual pero lo es también en el suenho humano colectivo, desde el que proyecta contenidos biológicos y psíquicos remotísimos. Símbolo fálico, la serpiente es también símbolo de la fecundidad femenina. La serpiente representaba en el mundo antiguo la vida y el agua y, a la vez, la muerte y la destrucción. Siendo símbolo de la muerte, lo era al propio tiempo de la renovación perpetua de la vida; la serpiente en reposo, la serpiente oval mordiéndose la cola, era la representación de la eternidad. La serpiente está en el Génesis cpn toda su poderosa ambivalencia. con Satán como ángel caído y en las mitologías africanas". Ajoblanco nos informa en su número 95 que Bloise Cendras, André Breton y Antonin Artaud introdujeron en la cultura occidental conceptos africanos sobre el hermafroditismo ya intuidos por los románticos alemanes. La idea es sustituir la necesidad de elección por una actitud abierta y dejarse llevar. La idea divina de totalidad y perfección implica que la totalidad primordial encierra todas las potencias y, por tanto, todas las parejas de opuestos. el mito descubre al primer hombre como andrógino completo que participa de la plenitud de dios. el intercambio ritual de vestimentas entre los neófitos de ambos sexos era habitual en Grecia, Australia y América. hermes Psicopompo, el dios de las fronteras, protector de viajeros habita en la TIERRA DE NADIE. "Suenho con serpientes,la mato y aparece otra mayor"(7). `Enroscado (8) en su suenho de flores y flauta, en el centro de su bosque, reposa, ahíto, el hermafrodita, serpeitne golosa de su miembro. La potencialidad detenida en cascada, sobre la roca. En el cielo nacen-mueren, mueren-nacen estrellas, declinan imperios, se alzan firmamentos. Hasta que el rayo de la inquietud rasga la tregua. Y se incendia un roble. Bostezo y salto, me sacudo el rocío, las raíces que, como nidos, surgían de mis dedos. Calzo el yelmo. Avanzo enmascarado de mi mismo hasta que -soy serpiente emponzonahda en manzana- descubro el valle de los unicornios, el reino-hímen de la doncella arpista. Me humedezco y soy flecha de viento que se clava junto a ella. tiento con un tablero de ajedrez. soy el demonio emboscado en la intersección del cruceiro-crossroad, el que no se va ni con lejía, agigantándose hacia ti. Inquiero, conjeturo, interrogo y en la doncella -Eva desnuda- se acentúa el brillo -Eva desnuda-. Galopeterror de unicornios volviendo grupas despavoridos a su claro país de atrios y vidrieras, cruces y espadas, irrumpiendo en la Catedral, deteniendo el flujo de Oxalá en el momento de la Consagración. "-Pater, qué nos está pasando? Si sólo somos caballitos! Pater, líbranos de la Tentación! Acógenos!". Y un manto azúl y benévolo y aburridísimo cubre el relincho inquieto. "Tranquilos, tranquilos". Y no son. Bien, al fin solos. Dos. Eva y yo. Mick Jagger, la serpiente. -Quieres un poco de cocaína, princesa? Sígueme. Desenroscándose. Plumas y cascabeles al viento, la danza de Sakti, retadora y juguetona. -De dónde vienes tu hombre-mujer? Cúal es tu patria? -pregunta el griego desconcertado desde su biblioteca abismada sobre la rada del puerto de Alejandría. Pero ya no se oye, nadie escucha. La puerta se ha cerrado tras tuya y está en el palacio de aterciopelado de Lucifer y ya es tarde para tí, oh, doncella arpista! cuando escuchas el desenfundar de pollas. Floaps, floaps. Pollas, pollas, pollas, serpientes dilatándose en tu boca, avanzando kundalini por tu recto, el rayo que te traspasa, te yergue hacia el cielo donde prosigue la batalla que hace huir palomas que vuelan a rezar al campanario donde tiemblan los últimos unicornios. "-Pater, líbranos del Mal! Acógenos! Y un manto azúl y benévolo y aburridísimo cubre el gargareo inquieto "Tranquilos, tranquilos". Y no son. Bien, al fin solos. dos. Eva y yo, Mick Jagger, la serpiente. Una polla entre tus piernas avanzando curiosa hacia lo hondo. Tu cuevita cálida y arborescente. Pollas en tu boca, pollas en tu conho, campaneando tu clítoris, que es un estandarte al viento. bombeo. y en la nariz otra pollita más pequenhita, mimosa para que se deslice la cocaía serpenteando cerebro adentro -espiral crespa y eléctrica-sobre la mesa de cristal, cristal, idéntico así mismo, cristal.´ (1) Desafío Total. No recuerdo el director (Paul Verhoven?). El prota es Swershaneger, el que marca la tónica en California. (2) Las puertas de la percepción. Edaf. (3) Xamanismo. Martín Fontes ed. Sao Paolo, 98. (4) Memorias de Adriano. Marguerite Yourcenar. Tengo dos ediciones en algún punto del planeta Asturiax, pero no recuerdo ninguna en este momento. (5) El enigma celta. Pedro de Frutos. Tampoco recuerdo ed. (6) Ignoro por completo de donde extraí esta cita. De algún número de la revista Anthropos? A saber. (7) Silvio Rodríguez. (8) Texto desarrollado a partir de "El poder de la serpiente" de Angel Valente incluído en su "Las Palabras de la Tribu". Intertextualidad pura y dura.

1070, ni una más


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Tartessio 07 de mayo de 2005

    No tomes mas hongos alucinogenos

  2. #2 giorgiodieffe 08 de mayo de 2005

    un amigo mio decia: dejamos este mundo de parvencias empiricas, vamonos en el onirico.

  3. #3 giorgiodieffe 08 de mayo de 2005

    su padre pagaba

  4. #4 Angork 15 de dic. 2006

    Me quito el sombrero, dejando de lado los, al parecer, sempiternos errores de escritura, la "metidadededo", es la mejor escritura que he visto por estos lares, la mejor prosa.

  5. #5 jfca 15 de dic. 2006

    Por fin leo un importante documento antropologico de comienzos del s. XXI que sin duda alguna será de lectura obligatoria en eras venideras para que puedan comprender estos tiempos.

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba