Autor: jeromor
viernes, 20 de mayo de 2005
Sección: Roma y Grecia en Celtiberia
Información publicada por: jeromor
Mostrado 13.173 veces.


Ir a los comentarios

El último celtíbero

Un elocuente episodio de Tácito ilustra la lucha indígena contra Roma con una luz muy distinta al episodio del bandido Corocotta de Dión Cassio.

Leyendo un artículo del Dr. J. Gómez Pantoja, “Una nueva y sorprendente inscripción de Termes (Hispania Citerior), Conimbriga, XLIII (2004) p. 179- 189, he recordado y releido un episodio al que alude el autor, que yo conocía porque es una de las últimas citas sobre el uso de lenguas indígenas (salvo el vasco) en época romana y en la Península. Así que me ha apetecido colocar aquí el texto del mejor de los historiadores romanos, Tácito, Anales, 4, 45, referido al año 25 d.C, para que todos lo podáis leer. El texto es muchísimo más sugerente que el de Dión Casio, que se ha elegido como base de la novela El último Soldurio, de nuestro compañero de Celtiberia Corcontas. Esta novela la hará alguno de nosotros algún día y tiene que llamarse El último celtíbero: (La traducción es de J.L: Moralejo, en la ed. de Gredos: “En el mismo consulado, un crimen atroz fue cometido en la Hispania Citerior por un campesino del pueblo termestino. Al pretor de la provincia, Lucio Pisón, desprevenido a causa de la paz, le salió de improviso al camino, y de un solo golpe lo hirió de muerte; huyendo a uña de caballo, una vez que alcanzó unos barrancos boscosos abandonó su cabalgadura y metiéndose por lugares quebrados e impracticables eludió a sus perseguidores. Pero su ocultamiento no duró mucho, pues fue cogido su caballo y llevado por las aldeas próximas, y se averiguó a quien pertenecía. Cuando fue descubierto y puesto en el tormento para que denunciara a sus cómplices, a grandes voces y en su lengua patria, gritaba que lo interrogaban en vano, que sus compañeros podían venir y quedarse mirando, que nunca sería bastante la fuerza del dolor para sacarle la verdad. Cuando al día siguiente lo llevaban de nuevo al interrogatorio, con tal fuerza se libró de sus guardianes y se golpeó la cabeza con una piedra que quedó exánime al instante. Desde luego se cree que Pisón fue muerto por emboscada de los termestinos, porque en la recogida de los caudales sustraídos al tesoro público ponía más dureza que la que unos bárbaros toleraban.” Os coloco también el bellísimo texto latino: “Isdem consulibus facinus atrox in citeriore Hispania admissum a quodam agresti nationis Termestinae. is praetorem provinciae L. Pisonem, pace incuriosum, ex improviso in itinere adortus uno vulnere in mortem adfecit; ac pernicitate equi profugus, postquam saltuosos locos attigerat, dimisso equo per derupta et avia sequentis frustratus est. neque diu fefellit: nam prenso ductoque per proximos pagos equo cuius foret cognitum. et repertus cum tormentis edere conscios adigeretur, voce magna sermones patrio frustra se interrogari clamitavit: adsisterent socii ac spectarent; nullam vim tantam doloris fore ut veritatem eliceret. idemque cum postero ad quaestionem retraheretur, eo nisu proripuit se custodibus saxoque caput adflixit ut statim exanimaretur. sed Piso Termestinorum dolo caesus habetur; quippe pecunias e publico interceptas acrius quam ut tolerarent barbari cogebat.” Copyright Jesús Rodríguez Morales. 2005

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Onnega 13 de mar. 2005

    En San Isidoro se encuentran clasificadas como palabras del vulgo (no latinas) las siguientes (ejemplos de algunos Libros): Libro XIV 5.21 conventus (en el sentido de región), XIV 6.44 Maioricam y Minoricam XVI 25.14 aureum solidum (moneda) XVII 6.27 titionem (tizón), 9.41 milimindrum (planta alucionógena) Parece evidente que Isidoro se refiere al vulgo de Iberia, pues todas ellas se mantinen en las lenguas peninsulares actuales, o bien hacen referencia a topónimos nuestros.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba