Autor: J.J.Guijarro
martes, 08 de febrero de 2005
Sección: Opinión
Información publicada por: J.J.Guijarro
Mostrado 12.684 veces.


Ir a los comentarios

Algo demasiado terrenal en la web celtíbera

Nada tan terrenal como la vida y la muerte. En este mundo que rueda y rueda no está de más recordar a quienes van escribiendo poco a poco este mercadeo en el que vivimos y que es la Historia. La repentina, aunque anunciada y por ello más terrible, pérdida del Dr. Javier Tussel me lleva a preguntarme una vez más cual es el valor verdadero de las críticas crueles, de las envidias, de las falsedades. Sin tratar de ser moralista, tan sólo invito a la reflexión acerca de un tema que muchos sufren, que casi todos tenemos en la mente y del que casi nadie habla.

Se fue en sigilo quien no escribió sobre tiempos de sigilo

Fallece el historiador Javier Tusell El historiador Javier Tusell falleció hoy a los 59 años de edad, tras una larga enfermedad según confirmaron fuentes oficiales. Tusell era catedrático de Historia Contemporánea en la UNED, colaborador habitual de diversas publicaciones y ex director general del Patrimonio y de Bellas Artes. Escribió, entre otras, 'Las elecciones del Frente Popular en España' (1971) o 'La reforma de la Administración local en España' (1973). Nacido en Barcelona en 1945, Tusell estuvo muy grave en marzo de 2002 cuando sufrió una infección generalizada de la sangre y se vio obligado a permanecer varias semanas ingresados en la clínica Moncloa de Madrid. Considerado uno de los cronistas más cualificados de la reciente historia de España, Tusell fue director general del Patrimonio y de Bellas Artes en la época de UCD, entre otros cargos políticos. Generoso, valiente y dinámico Desde el punto de vista personal, este historiador que le conoció en el 68 en la universidad, resaltó su generosidad vitalismo, dinamismo, y su sobre todo, su coherencia. "Desde que yo le conocí en la universidad era un demócrata cristiano y siempre ha permanecido en esa posición", indicó. Respecto a sus polémicas con otros historiadores en algunos medios de comunicación, Fusi señaló que "nunca rehuyo la polémica ni desde el punto de vista de la política ni desde el historiográfico". Yo he asistido y vivido alguna de esas polémicas y siempre ha actuado con una enorme generosidad sin usar descalificaciones. Fusi, conmovido por la pérdida de su compañero, recordó que la última vez que habló con él fue en diciembre, y advirtió que su enfermedad le hacía muy vulnerable a cualquier infección. Fuente: http://actualidad.terra.es/articulo/html/av2138861.htm

Acerca de luchas de poder, envidias y otros menesteres:reflexión final

Quiero escribir sobre algo sobre lo que generalmente no se habla y de lo que se suele pensar está mal visto hablar. Fuera de mi estilo habitual, pero muy dentro de mi modo, cada vez, más cotidiano de pensar desearía reflexionar acerca de un hecho tan simple y común como la muerte. Deseo, aprovechando con pena el momento de esta pérdida, picar un poco la curiosidad de algunos, un tanto más el amor propio de otros y sobre todo ser punzada certera para quienes piensan que este camino, en el que aparentemente todo vale, se recorre a golpe de puñal. Hoy nos quedamos con el titular lacónico de una muerte. En breve escucharemos los pesarosos lamentos de algunos colegas que le fueron hostiles, que no le apreciaron en demasía y que, como siempre, no tienen problema alguno para aparecer como ángeles salvadores de quien atacaron friamente. Ellos dirán que todo se debió al guión. Lamentablemente aún hay quienes piensan que hay un guión que divide nuestra profesión de cronistas de lo viejo o de lo nuevo, en dos bandos, el de los buenos y el de los malos -siempre dos bandos-. El Profesor Tussel es un ejemplo de cierta brillantez que incomodó a algunos colegas demasiado tocados por la envidia. El fue de centro cuando lo complicado era, como sigue siendo, precisamente estar en el centro. Aceptó un puesto de responsabilidad política que le atrajo no pocas envidias; sobre todo cuando compañeros especialistas en historias no tan modernas como la que él profesaba, le solicitaban subvenciones y ayudas que no terminaban de llegar; quizás poque no era posible concederlas, quizás porque quien las solicitaba pensaba que su apellido todo lo podía. Su cese inminente como Director General de Bellas Artes sentó bien a más de uno. Como siempre, escribir acerca de la Historia reciente de España es problemático y levanta ampollas...sobre todo en quien tiene algo que esconder o en quien escribió su historia a fuerza de torcer la verdad. Como el Profesor Tussel hubo otros y habrá más. Podría retomar casos como el de Caro Baroja, demonizado por recordar en más de una ocasión, a más de un engreido compañero de pupitre cómo habían sido de veras las cosas. Podría recordar a otros, con más o menospeso político y científico que sufrieron primero los halagos de propios y extraños -sobre todo aquellos que alcanzaron cieta responsabilidad política o social- para inmediatamente pasar a engrosar la interminable lista de los odios más encendidos. Podría traer a colación centenares de apellidos de jóvenes minimizados, ninguneados, apartados de toda posibilidad de desarrollo profesional por odios, rencores o envidias de compañeros y...¡aún peor! maestros. No seá este el momento. Tan sólo reflexionar acerca de lo que estamos construyendo. Reflexionar ante lo facil que resulta reducir a tres líneas la carera, el trabajo...pero también el sufrimiento de aquellos que, con su implicación, decidieron un día trabajar para y por los demás. Que escondan la cabeza ahora aquellos que se vistieron siempre con plumas ajenas...porque hay quienes os conocemos. Si os queda algo de decencia guardad vuestra opinión y no cometais de nuevo el oprobio de glosar a quien en más de una comida y cervecería dilapidasteis un día. Como Don Pío señalaba... La eternidad es permanecer en la memoria de quienes te aprecian.

Más informacióen en: http://actualidad.terra.es/articulo/html/av2138861


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 eyna 08 de feb. 2005

    javier tusell era un sabio y buen tio.....

  2. #2 J.J.Guijarro 08 de feb. 2005

    Eyna, totalmente de acuerdo contigo. Tenía un punto de amabilidad y humanidad que a otros les hubiese gustado tener.

  3. #3 A.M.Canto 09 de feb. 2005

    JAVIER TUSELL, MÁS ALLÁ DE LA HISTORIA Madrid.- El historiador Javier Tusell ha fallecido a los 59 años en Barcelona. Nacido el 26 de agosto de 1945, era catedrático de Historia Contemporánea en la UNED y fue director general de Patrimonio y de Bellas Artes. Gracias a su gestión, el 'Guernica', de Picasso, regresó a España. Javier Tusell era conocido, no sólo por su intensa actividad literaria y docente, sino también por su participación en política, su relación con la gestión del arte en nuestro país y su colaboración habitual en medios de comunicación. La lectura de sus libros y sus artículos han rebasado el ámbito académico haciendo de su nombre uno de los reconocidos de la cultura contemporánea. Nacido en Barcelona, se licenció en Historia y en Ciencias Política. Posteriormente, se doctoró en Historia por la Universidad Complutense y se especializó en Historia Contemporánea de España (primer tercio del siglo XX). Dedicado a la docencia desde 1966, fue profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la Complutense y, desde 1975, por oposición, agregado de Historia Contemporánea Universal y de España de la Universidad Autónoma de Barcelona. El 9 de febrero de 1977, accedió a catedrático de Historia de Contemporánea en la Universidad de Valencia. Además, fue profesor de la Escuela Diplomática y director del centro de Madrid del Instituto de Cultura Política. Poco después de conseguir un puesto de concejal de Madrid en las elecciones del 3 de abril de 1979, el 27 de ese mismo mes fue nombrado director general del Patrimonio Artístico, Archivos y Museos, siendo ministro de Cultura, Manuel Clavero. Simultaneó su puesto en la Casa de la Villa con el de director general con los ministros Ricardo de la Cierva, Íñigo Cavero y Soledad Becerril. Durante los tres años como director general, presentó en las Cortes los proyectos de una nueva ley del Patrimonio Artístico (1981) y una ley de Archivos; ejecutó el plan de restauraciones (pasando de 200 restauraciones anuales y un equipo de 17 arquitectos a las 600 intervenciones y 170 arquitectos) y trabjó en la recuperación del patrimonio estatal y eclesiástico. También fue responsable del relanzamiento del Museo Español de Arte Contemporáneo y la entrada de España en los circuitos internacionales de exposiciones de los grandes artistas y artistas vivos. Además, fue el encargado de negociar, durante 3 años, con los herederos del pintor Pablo Picasso y del MOMA el regreso a España del "Guernica", que llegó en septiembre de 1981. En 1982 fue destituido al frente de la Dirección General de Bellas Artes (así denominado su puesto desde 1981) por Soledad Becerril, que se encontró con la contestación pública de Miró, Pablo Serrano, Tapies o Chillida, entre otros artistas. A finales de julio de 1982 fue nombrado secretario de Estudios y Programas, puesto que ocupó durante unos meses, ya que en diciembre de 1982 se constituyó el primer Gobierno socialista. En febrero de 1983 abandonó UCD y se integró en el PDP de Oscar Alzaga. Tras su cese en puestos de responsabilidad política regresó a su Cátedra en la UNED. También, dirigió la Fundación Humanismo y Democracia. Fue director en 1993 del nuevo Foro del Patrimonio Histórico, auspiciado por la Fundación Banesto. Entre 1993 y 1994 fue comisario, junto con Olga Uhrová, de la exposición que rememoraba la muestra que en 1946 reunió en Praga la obra de los artistas españoles en el exilio francés. Además, en sucesivas ediciones ha dirigido cursos de verano en la Universidad Internacional Menéndez-Pelayo (UIMP), de Santander. Fue uno de los firmantes, en abril de 1995, del manifiesto "En defensa de la democracia", que solicitaba la dimisión del presidente del Gobierno, Felipe González, y la convocatoria de elecciones legislativas. Desde el 23 de diciembre de 1999 era patrono gubernamental del patronato de la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza y desde el 16 de noviembre de 2000 formaba parte del comité de excelencia de la Fundación Instituto de la Transición Española. En los últimos años colaboraba con los periódicos 'El País' y 'La Vanguardia', con la cadena Ser y con la revista 'La Aventura de la Historia'. Estaba casado con la también historiadora, Genoveva García Queipo de Llano, con la que tenía dos hijos: Javier y Genoveva. http://www.elmundo.es/elmundo/2005/02/08/obituarios/1107886900.html

  4. #4 Vetonsoy 09 de feb. 2005

    Yo recuerdo como si fuera ayer cuando realizo la apertura de un Curso de Archivística de la U.N.E.D. del que él era director. Que pena. Descanse en paz

  5. #5 Ego 09 de feb. 2005

    Aunque siempre he discrepado bastante de sus ideas políticas es una gran pérdida para la historiografía en general y contemporanea en particular. Me congratula pensar que en mi biblioteca albergo casi todas sus obras y que por tanto me quedo con un pedazo de su profusa labor. Salud y hasta más ver.

  6. #6 armentarius 09 de feb. 2005

    Conocí a D. Javier Tusell hace cuatro años, cuando visitó acompañado de su colega y amigo D. Octavio Ruiz-Manjón un fondo documental relacionado con la II República que tuve la oportunidad de mostrarles. La evaluación científica que hizo del fondo nos permitió el inicio de un proyecto que hemos continuado con la colaboración de Octavio,Emilio Laparra y varios especialistas más. Lamentablemente el Sr. Tusell no pudo continuar sus visitas debido a su enfermedad, pero siguió el desarrollo del proceso y siempre nos constó su aliento.Siento mucho que no vea concluído. Quiero destacar aquí lo que me pareció aún más importante: su trato personal. Todavía recuerdo su interés y curiosidad cuando buceaba en aquel revoltijo de cajas y montañas de documentos y la humildad de sus comentarios sobre lo que suponía para ellos algunos datos que allí se aportaban y que quizás le sugerian el replantearse algunas ideas con respecto a partidos y hechos de aquel periodo de nuestra historia. Posterirmente a lo largo de la conversación pude comprobar lo amable y sincero de su trato la falta afectación y de prejuicios de sus planteamientos sobre muchos temas que en ese día tratamos.Parecía más un estudiante ávido de nuevos conocimientos que el reconocido maestro que en relidad era. Todo un ejemplo y una experiencia que nunca olvidaré. Aquí dejó un amigo para siempre y un rendido admirador. Por todo lo que nos ha enseñado, nuestro proyecto siempre será suyo. Siempre te recordaremos.

  7. #7 J.J.Guijarro 09 de feb. 2005

    Creo que la reseña de El Mundo que A.M. Canto nos ha incluido dice mucho por sí misma. el Dr. Tussel siempre trataba a la gente con la cercanía de un hermano y su maestría consistía en, como sabiamente señala Armentarius, convencerte, sin trampa ni cartón, de que era un estudiante más. Quizás eso sacaba de quicio a demasiada gente. Lo dicho por Armentarius da fe de ello.

  8. #8 eyna 10 de feb. 2005

    Tres años de regalo JOSÉ ÁLVAREZ JUNCO EL PAÍS - Cultura - 09-02-2005 Hace ahora tres años sufrió Javier Tusell una gravísima enfermedad que le mantuvo en coma profundo durante varios meses. Tras una serie de crisis de las que parecía imposible que saliera, sobrevivió, contra todo pronóstico. Más imposible aún parecía que retomara su trepidante vida anterior, y en especial que, después de aquel largo apagón, volviese a tomar el pulso a la actualidad política. Pero, también contra todo pronóstico, lo hizo. Y no sólo volvió a leer y escribir mucho. Es que el Tusell que resurgió era mejor que el anterior. Todos conocemos casos de personas que, tras estar al borde de la muerte, ganan en humanidad y cercanía. Javier Tusell lo hizo. Pero además aumentó su sensibilidad histórica y política, su sensatez y clarividencia. Siempre había sido un trabajador infatigable y políticamente cercano a un centro tan carente de adeptos en este país, pero ahora su trabajo ganó en calma y reflexión, como su juicio político ganó en cordura y sabio escepticismo. Vivía de prestado, de regalo, y ello sin duda le ayudaba a estar por encima de miserias inmediatas. Nos aconsejaba, en cierto modo, desde el más allá. Qué suerte este regalo, para él, para Veva y sus hijos, para nosotros, sus amigos, y para todos sus lectores. Con qué dignidad se nos va Javier Tusell.

  9. #9 A.M.Canto 10 de feb. 2005

    "Javier Tusell ha sido uno de los historiadores más prolíficos de España. Su extensa obra ha recibido el reconocimiento de numerosos premios". Lista de sus monografías: 'Sociología electoral de Madrid' (1969). 'La segunda República en Madrid' (1970). 'Las elecciones del Frente Popular en España' (1971). 'La reforma de la Administración local en España' (1973). ·Historia de la Democracia Cristiana en España' (1974). 'La España del Siglo XX' (1975), (Premio Mundo de Ensayo en 1975). 'La oposición democrática al franquismo 1939-1962', (Premio Espejo de España en 1977). 'El caciquismo en Andalucía' (1976), realizado en dos volúmenes y con el que consiguió en diciembre de 1977 el Premio Nacional de Literatura, en su modalidad de ensayo, y el Premio Menéndez Pelayo de Historia Española e Iberoamericana. 'Franco y los católicos. La política interior en España entre 1945 y 1957' (1985). 'Franco y Mussolini. La política española durante la segunda guerra mundial' (diciembre de 1985), del que es coautora su mujer. 'La derecha española contemporánea' (1986), con Juan Avilés. 'Radiografía de un golpe de Estado' (1987). 'La URSS y la perestroika desde España' (1988). 'La España de Franco' (1989). 'La dictadura de Franco' (1989). 'Retrato de Mario Vargas Llosa' (1990). 'Manuel Giménez Fernández: precursor de la democracia española' (1990), con José Calvo. 'El secuestro de la democracia' (junio de 1990), del que es coautor el periodista Justino Sinova. 'Franco en la Guerra Civil, una biografía política' (1992), con la que consiguió el premio Comillas de Biografía, Autobiografía y Memorias. 'Maura y el regeneracionismo, una biografía política' (1993), que le valió el primer premio Antonio Maura de Investigación Histórica (30 de abril de 1993). 'Carrero. La eminencia gris del régimen de Franco' (1993). 'Franco, España y la II Guerra Mundial' (1995). 'Juan Carlos I' (1995). 'Alfonso XIII, el rey polémico' (2001), realizada en colaboración de su esposa. 'Breve historia del siglo XX. Los momentos decisivos' (2001). Es autor de un estudio sobre 'El Guernica y la Administración española' y en cuanto a su participación en enciclopedias, ha escrito el volumen sexto del 'Manual de Historia de España', titulado 'El siglo XX' (mayo de 1990); y colaboró en el proyecto iniciado en 1989 y que concluyó a mediados de los noventa con la 'Gran Enciclopedia de España' (GEE), con 20 tomos y dirigida por Guillermo Fatás. Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2005/02/08/cultura/1107894213.html

  10. #10 J.J.Guijarro 11 de feb. 2005

    Gracias Alicia, es una intersante recopilación. Creo que en definitiva lo bueno es que todo eso queda...lo malo es lo que se pierde. SOlo echar un vistazo a esta recopilación permite comprender que trató temas de gran profundidad para el conocimiento de nuestra Historia reciente.

  11. #11 A.M.Canto 11 de feb. 2005

    No hay de qué, es un pequeño tributo. Un viejo maestro mío siempre dice que lo único que queda de nosotros al morir es lo que dejamos escrito. A la vuelta de unas décadas la memoria de la persona, salvo excepciones, se va perdiendo, pero su obra no. Bueno, en España también hay mucha gente que intenta borrar la obra de alguien incluso en vida. España es que es muy "suya", de eso Tusell también sabía mucho.

  12. #12 J.J.Guijarro 15 de feb. 2005

    En total acuerdo. España es un pais complejo en ese sentido...que se lo pregunten a ese lote de grandes científicos que desde hace más de cien años han tenido que emigrar en busca de un exilio científico. Es triste y doloroso tener que aceptar y convivir con esa damnatio memori, con ese duro y cruel ostracismo cotidiano. Sí, de eso Tusell sabía mucho.

  13. Hay 12 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba