Autor: BELTZA
martes, 28 de diciembre de 2004
Sección: De los pueblos de Celtiberia
Información publicada por: BELTZA
Mostrado 39.414 veces.


Ir a los comentarios

VASCOS Y CELTAS

Vascos y celtas, «hermanos de sangre» ·una investigacion cientifica revela que vascos y celtas poseen genes «increiblemente similares» es el primer estudio en aportar pruebas geneticas que unen a los dos pueblos

El pueblo vasco y el celta son «hermanos de sangre». Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores de la University College London que ha analizado la composición genética de ambas razas, descubriendo que sus genes son «increíblemente similares». Los científicos creen que los dos pueblos habitaban ya Europa en la época previa a la llegada de la agricultura. El descubrimiento se puede calificar de relevante, ya que, hasta la fecha, ningún otro estudio ha aportado pruebas directas sobre la relación directa entre vascos y celtas. Un estudio científico recientemente publicado por la cadena de televisión inglesa BBC ha revelado que vascos y celtas son «genéticamente hermanos de sangre». A esta conclusión ha llegado un equipo de investigadores de la University College London (UCL) que, después de haber analizado y comparado los modelos genéticos de vascos, celtas de Gales y celtas de Irlanda, ha concluído que son «increíblemente similares». El sitio web de la BBC, que también se ha hecho eco de la investigación y de sus resultados, presenta a los vascos como un pueblo europeo «fieramente orgulloso de sus ancestros y tradiciones». Los responsables de esta nueva investigación se han basado en estudios previos que sugieren la posible unión entre las dos naciones, ya que mantuvieron relaciones más o menos estrechas hace ya decenas de miles de años. Siguiendo el rastro de vikingos Sin embargo, el descubrimiento llegó de forma casual, tal y como explicó el profesor David Goldstein de la University College London: «El proyecto comenzó cuando intentamos medir la contribución que los vikingos realizaron a la población de Orkney». Para eso, el equipo se trasladó a esta pequeña isla que, situada frente a las costas más septentrionales de Escocia, fue invadida hace siglos y en varias ocasiones por los guerreros vikingos, es decir, los ancestros de los actuales noruegos. Los primeros esfuerzos de los investigadores se centraron en analizar los cromosomas “Y” de las poblaciones celtas y noruegas. Este tipo de cromosoma es el que el hijo hereda de su padre. «Sin embargo, nos dimos cuenta de que había algo increíble, algo que hasta entonces no conocíamos en lo que a la población celta se refiere: el cromosoma ‘Y’ no tenía muchas variaciones genéticas», explicó Goldstein. Por eso, encaminaron sus esfuerzos a aclarar la procedencia de los celtas, con la ayuda de científicos de la Universidad de Oxford y California. Barajaron la posibilidad de que los celtas, uno de los pueblos más antiguos de toda Europa, tuvieran un origen compartido con los vascos. Dieron en el clavo. Goldstein recordó que, después de analizar la genética de la raza vasca con modernas tecnologías, comprobaron que las razas estudiadas «son estadísticamente indistinguibles». La comparación se realizó en base a varios estudios que apuntan al vasco como uno de los pueblos que habitaban en Europa antes de que la agricultura y la domesticación de los animales se generalizara en el viejo continente. Pueblos pre-agrícolas «Concluimos ­explica el profesor­ que ambos pueblos son reflejo de la población europea previa a la Revolución Agrícola», proceso que se dio hace alrededor de 7.000 años. Para poder llegar a estas conclusiones, el equipo investigador tuvo que analizar durante meses los perfiles genéticos de un total de 284 personas: 88 habitantes de Anglesey (isla situada al norte de Gales), 146 irlandeses con apellidos gaélicos-irlandeses y 50 vascos. Asimismo, el profesor Goldstein remarcó la importancia de los descubrimientos realizados. «Sabemos que ningún otro estudio aporta pruebas directas acerca de la estrecha relación entre los vascos y las poblaciones que han sabido conservar el lenguaje gaélico hasta la actualidad», recalcó. Nuevas vías de investigación De todos modos, todavía queda por aclarar si la igualdad genética se limita a vascos y celtas o si ambos pueblos compartían el mismo cromosoma “Y” con las demás poblaciones europeas anteriores a la Revolución Agrícola. Parece claro que los resultados del estudio abren las puertas a nuevas vías de investigación en torno al origen y desarrollo del pueblo vasco, un tema que suscita gran interés. Otra de las conclusiones que se desprende de la investigación es que las comunidades celtas de la época neolítica capturaban mujeres de fuera de la comunidad. Y es que cuando los investigadores analizaron los patrones genéticos femeninos encontraron material originario de zonas septentrionales de Europa.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Brigantinus 29 de dic. 2004

    Yo le sigo dando vueltas a lo mismo: Si unos celtas no hablan celta, ¿son celtas? ¿Qué es celta? ¿Hablar una lengua celta? ¿Honrar a unos determinados dioses? Un pueblo de cultura material lateniense que no hablara una lengua celta ¿debería ser considerado celta o no? Yo creo que las afinidades genéticas son más que nada fruto de su ubicación geográfica: los confines occidentales de Europa, y el no haber sufrido aportes genéticos foráneos de relevancia. Desde luego, no existen "genes celtas" (lo último que faltaba era demostrar que el celtismo era una cuestión de genes): irlandeses morenos (lo del mito de los náufragos de la Invencible no cuela), escoceses pelirrojos, galos rubios....unos altos, otros más bien rechonchos. Lo "revolucionario" de este estudio sería que más o menos sugeriría que en Irlanda y Gales, la presencia celta no fue por un traslado masivo de población, sino por contacto cultural, quedando sus habitantes más o menos con el mismo aporte genético de la época preindoeuropea. Eso, por supuesto, si no partimos de que este estudio tenga la misma fiabilidad que los de Alonso and Company. Porque ésa es otra: la Complutense publica Libros en los que un señor aporta "pruebas" genéticas del parentesco vasco-ibero-magrebí. En este caso, no es cosa del gen Y, sino de los halotipos. ¿Quién tiene razón? Lo he dicho muchas veces aquí y no me canso de repetirlo: Genescepticismo. Cualquier teoría sobre parentescos y orígenes prehistóricos y protohistóricos, inevitablemente encuentra un estudio genético que la "demuestra".

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba