Autor: Ego
martes, 09 de noviembre de 2004
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Ego


Mostrado 18.356 veces.


Ir a los comentarios

LA ESPADA (A modo de introducción)

Que es...Por qué es...De que es...Como se fabrican...

Que es... Como instrumento manufacturado que es la espada, resulta muy difícil aproximarse a su génesis y desarrollo omitiendo el contexto humano en el cual se sumerge dicha herramienta. Las armas, como los aperos de labranza, son herramientas, si bien su función es menos productiva y el objeto más funesto. Ello no obvia que existan ejemplares de auténtica artesanía y saber hacer del ser humano. Y como otros instrumentos manufacturados encierra en si misma una pizca de razón universal. No deja de ser curioso que las armas, aun con peculiaridades, se han desarrollado casi idénticas en todas las culturas del mundo, lógicamente echando mano de los materiales a su servicio. En el caso de la espada, el producto base es el metal y curiosamente mango, guarda y filo son características básicas de toda espada desde la Península Ibérica a Japón. A la hora de determinar la esencia de cualquier herramienta se han de considerar todos los elementos humanos que rodean su fabricación: el contexto histórico y social, el elemento geográfico, la economía y por supuesto la tecnología. Tecnología que casi exclusivamente se aplica a la fabricación de armas con carácter prioritario y me atrevería a lanzar una desgraciada hipótesis indicando que la tecnología a avanzado gracias a la búsqueda de más y mejores armas con un fin dado: la destrucción. La espada, en si misma, como ya hemos dicho, es una herramienta, pero además muy especializada. A diferencia de, por ejemplo, el hacha, la espada no deriva de ninguna otra herramienta. Esta nace con un único objetivo: eliminar un contrincante. Por qué es... Este objetivo tan concreto supone un auténtico problema tecnológico. Un problema en el sentido de que “ese” contrincante, además, pone todo su razón en desarrollar técnicas y objetos de defensa frente a ese arma que pretende eliminarlo. Ello implica un desarrollo continuo del arma, ya no solo en la búsqueda de materiales, sino en la tecnológica de fabricación, morfología del arma y por extensión, técnica de manejo. Como ya se ha indicado en esta web, una falcata, por ejemplo, es muy inadecuada para su uso en formaciones cerradas, pero espectacular en la “guerra de guerrillas” o formaciones abiertas donde prima la esgrima y la técnica de uso frente al combate de posición. La espada es un arma de metal. En origen el bronce, más tarde el hierro, pero es el acero el material que ha permitido jugar ampliamente con su fabricación. Es sin duda el acero el material más versátil y que mas modelos distintos de espadas ha dado al mundo. Sin duda porque el acero dota a este arma tan específica de las dos propiedades fundamentales de la misma, propiedades, por otro lado, muy simplificadas: Dureza y tenacidad. Decimos simplificadas porque existen otros elementos imprescindibles para dotar a una espada de su uso específico adecuado como por ejemplo, el peso, grosor, longitud, etc. Que dotan a este arma, además, de funciones aun más peculiares: perforar corazas, reventar anillas de maya, tajo, estoque, etc. La dureza dota a la espada de su capacidad para retener un filo. Un filo que no se elimine rápidamente y que aun con cuidados se perpetúe un tiempo prudencial. También está relacionado con la elasticidad, su capacidad para recuperar la forma ante una desviación de la misma. Tenacidad es la capacidad de los metales para absorber energía antes de romperse. La capacidad de aguantar impactos y tensiones. El cristal es duro y además puede doblarse un poco y volver a su forma original. Sin embargo, es poco tenaz, un mero golpe lo hace añicos. Sin embargo, el plástico es tenaz, se puede moldear sin romperse, pero es muy poco duro. Salta a la vista que con el mismo material, el acero, se buscan características contrapuestas en el mismo arma. Básicamente se solucionan estos problemas mediante la cantidad de carbono del acero y el tiempo de enfriamiento. De qué es... El acero es un compuesto de mucho hierro y poco carbono. Tradicionalmente el acero tenía menos de un uno por ciento de carbono. Por si hay algún químico por aquí, que no se asuste, efectivamente el acero depende de otros elementos aleantes pero para nuestro caso no nos interesa lo más mínimo. La razón radica en que tradicionalmente y fruto de una experiencia transmitida entre maestros armeros se conocía el uso de hierro y carbono nada más, y con el uso de ambos materiales y la técnica para su trabajo se fabricaban las espadas. A grandes rasgos, con el calentamiento el hierro y el carbono se fusionan y si dejamos que el acero se enfríe lentamente damos tiempo a que el carbono y el hierro se separen de forma ordenada. La idea es calentar el acero hasta que hierro y carbono estén bien mezclados y enfriarlo rápidamente, mediante agua o aceite. De esta manera permitimos que el carbono quede distribuido homogéneamente. Esto es lo que se llama templado. Así el acero queda duro, muy duro, tal vez demasiado. Ahora es muy frágil, no aguantaría tensiones en combate. Para solucionar este problema volvemos a calentar el acero, a menos temperatura (revenido). El acero pierde dureza pero también fragilidad (alcanzamos la tenacidad). Como se fabrican... Sin embargo, sabemos que el filo del arma debe ser duro y el resto del arma tenaz. Los maestros armeros tenían sus truquillos para alcanzar estas características del arma. El “cementado” era la técnica más habitual. Se calentaba el acero de nuevo en recipientes cerrados con materia orgánica. Esto proporcionaba más cantidad de carbono. Si se hacía antes del templado se conseguía más dureza en la parte externa del arma, manteniendo la tenacidad del cuerpo lo que permitía desarrollar filos más duros y un arma menos frágil.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Hannon 10 de nov. 2004

    Kapo: Es cierto que los romanos lanzaban primero los pila. En cuanto al resto, habría que diferenciar entre las distintas épocas. Si en época republicana, el ejército estaba diferenciado en Hastati, Principes y Triarios, digo yo que los Hastati se llamarían así por algo. Eso por no hablar de los honderos. El gran número de proyectiles de honda me hace pensar también en cierto número de bajas. Parece que no tenían mala puntería... Luego con la introducción del arco, un arma que, al parecer los griegos despreciaban... En cuanto a los celtas, parece que las fuentes clásicas no están muy de acuerdo con el artículo que mencionas. Sólo hay que recordar la travesía en la llanura pantanosa del río Arno, que le costaría a Aníbal uno de sus ojos. Parece que los cartagineses tenían bastante vigilados a los celtas debido a su "propensión" a salir "por patas". Eso sin mencionar lo que dice Polibio sobre el poco aguante de esos pueblos en comparación con los hispanos. Claro, podemos pensar en que Polibio, cercano a los romanos, no hace sino transmitir la poca simpatía de Roma hacia los galos...podemos... Evidentemente, cuando los mercenarios luchaban, por ejemplo, en Sicilia, lo hacían en formación cerrada (es de suponer), el problema es saber hasta qué punto eso influía luego en sus lugares de origen. Que yo no digo que lo dude. En cuanto a lo de Grecia, totalmente de acuerdo, además eso vale para Grecia, Roma, los Tercios de Flandes, e incluso las Waffen SS. Un enemigo en retirada, si orden y presa del pánica es mucho más vulnerable. Saludos.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba