Celtiberia.net

En la ciudad

  • viernes, 21 de septiembre de 2018

    Es otoño en la Celtiberia.
  • Celtiberia en calma

    Identifícate para saber más

Al utilizar Celtiberia.net, asumes, por tu honor, no hacer uso de las informaciones aquí publicadas para destruir, expoliar ni realizar actividades ilegales relacionadas con el patrimonio, en ninguno de los lugares aquí detallados.

ARABA Amurrio
29 de jun. 2018
Clasificación: Yacimiento
Información mantenida por: Itaida
Mostrada 381 veces.


Ir a los comentarios

Elexazar

ELEXAZAR Un yacimiento de época romana en Amurrio

 

SITUACIÓN Y DESCUBRIMIENTO

El yacimiento de Elexazar se encuentra situado a550 metrosde altitud, dentro de un espacio forestal de media montaña que vertebra los valles del Nervión por el lado occidental y del río Altube por el oriental, participando de él los municipios de Orozko, Laudio, Aiara y Amurrio. En él se incluyen, de sur a norte, las cimas de Kukuzmendi (597 m) Goikomendi (613 m), Erroiatxa o Peña Negra (695 m), Eskerrola (712 m), Larragorri (749 m), Elorritxugana (721 m) y Santa Marina (675 m). Un espacio que cuenta, para el término de Amurrio, con un proyecto de intervención que ha venido desarrollándose desde hace varios años mediante actuaciones puntuales y que pretende recuperar valores naturales, paisajísticos y culturales para el disfrute de todos. Asimismo, algunos de los barrios y pueblos más antiguos e interesantes del municipio que se asientan en el entorno, caso de Larrinbe, San Roque, Mariaka, Aldama, Pardio y Ontsoño, han dejado una perceptible huella humana.

El topónimo de Elexazar aparece documentado por vez primera en las Ordenanzas de Montes del año 1570, pertenecientes a cinco concejos: Amurrio, Larrinbe, Derendano –hoy Saratxo–, Etxegoien y Olabezar. Pero el yacimiento arqueológico no sería descubierto hasta 2009 por Andoni Aldama, una estructura tumular que ocupaba toda la cima de una pequeña colina a550 metrosde altitud, formado por un gran amontonamiento de piedras de tamaño medio y pequeño.

ELEXAZAR, EL NOMBRE

La tradición oral de Amurrio decía que en Elexazar  había habido una iglesia, lo cual venía avalado por la propia etimología del nombre: elexa + zahar, que significa “iglesia vieja” o “iglesia antigua”, una pista bien sugerente para iniciar las investigaciones. Sin embargo, iniciada la intervención arqueológica en 2009, pudimos comprobar que no se trataba de ninguna iglesia, sino de un asentamiento de época romana. Por tanto, la acepción del término Elexazar habría que tomarla como el recuerdo fosilizado de un lugar de culto y/o de trabajo que se ha ido transmitiendo de generación en generación, pero cuyo verdadero nombre y función, así como el momento histórico al que perteneció, habría desaparecido de la memoria colectiva y de todo registro documental a nuestro alcance.

LA INTERVENCIÓN DE 2009

Primeramente, a finales de junio, desarrollamos un trabajo previo de desbroce, ya que el túmulo se localizaba en un entorno forestal, poblado por numerosos espinos y matorral que hacían impracticable cualquier trabajo en el área objeto de investigación.

A continuación, con el objeto de conocer y definir el verdadero interés arqueológico e histórico del túmulo, actuamos sobre él mediante un sondeo consistente en la realización de una trinchera longitudinal en sentido S-N de30 metrosde longitud por2 metrosde anchura. Asimismo, realizamos otro sondeo de base cuadrangular (4 m. x 4 m.) en la parte oriental del túmulo.

Desde un comienzo fueron quedando al descubierto una serie de muros que formaban parte de una construcción mayor, de planta rectangular, constituida por cuatro dependencias o recintos, separados unos de otros por muros divisorios que apenas llegaban, en el mejor de los casos, a los 50-60 cm. de altura –entre seis y siete hiladas de piedra–, con una anchura homogénea de 48-50 cm.  La longitud total de la construcción era de13,75 metros(ENE-OSO), por otros3,75 metrosde anchura (NNO-SSE). Hay que señalar, no obstante, que los restos de muros que se conservan están arrasados prácticamente a nivel de umbrales, y es de suponer que todo el yacimiento haya servido a las gentes de la zona de “cantera” opcional para el aprovisionamiento de piedra  durante siglos. Además de los muros conservados, al interior de los recintos aparece un nivel de relleno de lajas de piedra que aun no sabemos si corresponden al enlosado del suelo, al desprendimiento de una hipotética cubierta de lajas o, quizá, a ambos.

Al exterior del recinto, en la zona oriental, aparece un enlosado que podría corresponder a un espacio común de paso hacia otros espacios que, si bien no habían aparecido todavía, se intuían.

Los restos materiales hallados en la intervención de 2009 fueron muy escasos, quizá por la acusada acidez del PH del suelo, que haya podido influir negativamente en la conservación de los mismos. Sin embargo, hay que destacar el material de hierro, realizado mediante forja de herrero, y un buen número de ladrillos de arcilla cocidos que formaban parte de un horno de sección circular, ubicado sobre el nivel de lajas del recinto nº 1, lo cual refleja una ocupación estable .

Las estructuras murales puestas al descubierto recordaban desde un principio a los restos constructivos aparecidos en Aloria, un yacimiento de época romana en el Valle de Arrastaria, perteneciente también al municipio de Amurrio. La datación por análisis radiocarbónico ha proporcionando una fecha situada entre los últimos años del siglo I y finales del siglo II, correspondiente al período romano de la dinastía Antonina, lo cual ha venido a corroborar nuestras sospechas iniciales.

TRABAJOS DE ACONDICIONAMIENTO EN 2010

La importancia del yacimiento arqueológico de Elexazar nos obligó a replantear nuevas estrategias antes de abordar una segunda campaña de excavación. Así, las principales actuaciones efectuadas durante el 2010 no han sido de carácter arqueológico sino de acondicionamiento del área protegida, lo que derivó en unas necesidades de recursos materiales y humanos que recogimos en un presupuesto económico, debidamente aprobado por el Ayuntamiento de Amurrio como propietario del lugar y principal entidad financiera del proyecto.

Estos trabajos de acondicionamiento consistieron principalmente en:

  1. Realización de un vallado amplio y permanente de todo el perímetro, dotado de dos accesos al interior, que permitiera preservar el yacimiento de la entrada de animales y personas que pudieran interferir en los trabajos arqueológicos posteriores.
  2.  Desbroce de toda el área del yacimiento, colmatado de espinos, helechos y otakas, incluidas determinadas podas a los árboles más altos del recinto.
  3. Contratación de una pequeña máquina excavadora con el fin de desplazar los montones de piedra y tierra que fueron depositados a lo largo de la primera campaña de intervención y que, de alguna manera, veíamos que iban a interferir en el desarrollo de las excavaciones futuras.

LA INTERVENCIÓN DE 2011

En el presente año se está desarrollandola II Campañade excavaciones en Elexazar, iniciada en el mes de abril. La intervención se está centrando en el desbroce de toda la capa forestal o superficial del yacimiento, para obtener una visión en conjunto de toda su planta, estructuras murales y diferentes recintos y zonas adyacentes. Esto aporta un beneficio a la hora de abordar trabajos próximos, ya que nos mostrará más claramente las estrategias a seguir.

Al día de hoy tenemos a la vista una gran estructura cuadrangular, de más de15 metrosde lado, y formada por varios recintos de diferente tamaño, todos ellos distribuidos en torno a un amplio patio central, siguiendo los modelos constructivos originarios del arco mediterráneo y exportados al resto de territorios controlados por el Imperio Romano.

Separada de esta construcción principal por apenas unos metros hacia el norte, encontramos los muros de otro recinto situado al borde de un talud. Ambas construcciones se unen por un pasillo de losas localizado al este, utilizadas seguramente para caminar por ellas y evitar el barro que debía crearse en un terreno tan arcilloso como el de Elexazar.

Continuamos sin saber al día de hoy el momento en que surge este asentamiento de época romana, el momento en que se abandona y el porqué, así como las distintas fases que pueden operar en él y, lo más importante, la razón de su existencia, sus objetivos productivos y la función y perfil de las personas que lo pusieron en marcha y/o que lo atendieron y habitaron.

No obstante lo dicho, sí tenemos más información que en 2009, al hilo de los últimos hallazgos y avances en la excavación. En este sentido, hay que mencionar la abundancia de elementos de hierro, instrumentos, posibles herramientas y clavos, todos ellos producto de una forja que pudo haberse realizado in situ, ya que en el referido patio se ha encontrado un yunque de herrero fabricado en hierro y lo que puede ser –aun por excavar– el horno y taller de forja.

Pero no sólo hay que mencionar esta posible función relacionada con el afinado secundario del metal, destinado al trabajo de forja y producción de piezas e instrumentos, sino otra más primaria de la que se deriva ésta. Así, en la zona del talud situado al norte del yacimiento, se ha encontrado una masa de hierro de aspecto redondeada y de cinco kilogramos de peso, resultado de una reducción del mineral de hierro, presente en afloramientos naturales del entorno del yacimiento. Se trata de una hipótesis derivada de este hallazgo, ya que falta por descubrir el horno u hornos de reducción y la abundante escoria que origina este tipo de labores. Así mismo, se ha hallado escoria de plomo y elementos de este metal que podrían haberse fabricado in situ, lo cual no sería extraño si tenemos en cuenta los afloramientos de blenda y galena localizados y explotados en la zona de San Antón, en Baranbio, a muy corta distancia de Elexazar y a una altitud similar.

De ser esto cierto, estaríamos ante un asentamiento de carácter industrial, relacionado con la producción de hierro y plomo a partir del propio mineral –ambos presentes en el entorno–, debidamente mezclado con carbón vegetal –producido con la abundante madera de los bosques que rodean el yacimiento–, y reducido en pequeños hornos adecuados para lograra tan altas temperaturas. Además, se desarrollarían labores de forja y transformación del metal en objetos útiles y/o lingotes para su posterior comercialización.

Por último, es de reseñar el carácter funcional y práctico de la arquitectura de este tipo de establecimientos, diseñada para un fin productivo. No obstante, también debemos destacar otro tipo de funciones más relacionadas con lo espiritual, a tenor del ara taurobolio hallado en dos piezas de arenisca dentro del recinto de la construcción principal. El ara representa la cara de un toro en bajorrelieve, enmarcado por una doble cuerda rematada en frontón clásico y sin escritura alguna. Se trataría de un elemento unido al mundo de las creencias, un símbolo sagrado ante el que orar, sacrificar o pedir la necesaria protección para el propio individuo y/o para la buena marcha y desarrollo de todas las tareas desarrolladas en Elexazar.

SÉPTIMA CAMPAÑA DE EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL YACIMIENTO DE ELEXAZAR

DCIM101GOPRO

En el yacimiento de Elexazar se ha iniciado la séptima campaña de excavaciones arqueológicas de las diez previstas. En esta nueva campaña diecinueve personas participarán por primera vez. El objetivo es conocer nuevas estructuras constructivas y materiales más allá de las investigadas hasta el momento para obtener más datos que permitan un mejor conocimiento de todo el área. Los hallazgos hasta el momento sitúan en Elexazar un asentamiento de la época del Imperio Romano, descubierto del vecino de Larrinbe Andoni Aldama Murga. Dicho yacimiento se localiza en una zona de media montaña sobre la cuenca del Nervión, muy cercano al yacimiento romano de Aloria.Las excavaciones realizadas en este paraje en pasadas campañas desde 2009 han permitido identificar hasta el día de hoy un edificio con una planta compleja formada por la sucesiva adición de estancias o recintos a lo largo de diferentes fases constructivas, así como otras dos construcciones más. “El yacimiento ha sido evaluado, identificado y estudiado en la medida que nos ha sido posible a lo largo de las seis campañas precedentes, lo que no quiere decir que lo conozcamos en toda su extensión ni en toda su dimensión, por lo que en el presente 2017 proseguiremos la investigación arqueológica sobre nuevos espacios situados en la parte más alta del asentamiento” explica el director del proyecto Juanjo Hidalgo.
Entre dichas construcciones se halla una calle asimétrica donde ha aparecido una importante muestra de cerámica, si bien de escasa variedad, acompañada de elementos de hierro como clavos e instrumentos variados, muestra inequívoca de la intensa actividad de la época. Sin embargo, no es un yacimiento que de abundantes materiales. “Entre los cerámicos, el más habitual es el de las ollas. Se trata de recipientes muy versátiles y realizados con pastas gruesas, lo que precisamente ha facilitado su conservación en un medio con un PH tan ácido como el de Elexazar. La mayoría son bordes de olla vueltos al exterior con decoración de meandros e incisiones peinadas en la pared exterior del recipiente. También hay bordes de platos y fuentes, y algunos trozos de terra sigillata hispánica muy deteriorados por la acidez del suelo” añade Hidalgo.
Elementos metálicos
En cuanto a los elementos metálicos, la variedad instrumental y tipológica hallada ha sido muy importante, todos ellos elaborados en hierro. “Así, es numeroso y heterogéneo el grupo de los clavos y puntas, entre las que destacamos algunas de especial diseño y longitud (13 cm) que podrían confundirse con puntas de armamento, pero que obedecerían más a púas de rastrillo, cuya función de rastrillar no estaría aún demasiado definida. Otros elementos serían las tachuelas de sandalia y bota, algunas tan diminutas que sólo han podido ser recuperadas mediante la técnica del cribado por imanes” continúa el director del proyecto. También es importante el grupo de herramientas, tanto por su tamaño como por su variedad. Hay además elementos de bronce y dos monedas correspondientes a los emperadores Alejandro Severo y Gordiano III, las cuales dan una cronología situada en la primera mitad del siglo III.
Un hallazgo especial es el ara taurobolio sobre el que Hidalgo comenta que “se trata de un ara labrada en un bloque cuadrangular de arenisca con un bajorrelieve en su cara frontal, donde aparece representada la cabeza de un toro enmarcada por una doble cuerda y rematada en frontón clásico. Su base está acondicionada para apoyar sobre un pedestal, mientras la parte superior presenta un pulimento de uso. Estaríamos, pues, ante un elemento de carácter simbólico relacionado con el culto, ante el que orar, sacrificar o invocar protección de manera individual o colectiva. En cuanto a su datación, podemos recurrir a una moneda hallada en la misma unidad estratigráfica y correspondiente al emperador Alejandro Severo, acuñada en el 227 de nuestra era. Todo ello nos lleva a situarlo en el siglo III”. Estos trabajos se realizan gracias a Aunia Kultura Elkartea, Ayuntamiento de Amurrio y Diputación Foral de Álava.

Cómo llegar y horarios

Escribe aquí cómo llegar


El poblamiento fue geoposicionado por Itaida.


No hay imágenes relacionadas.

Volver arriba

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.