Resultados para “Usuario: collalba"

Este buscador realiza búsquedas sobre el texto íntegro de los Artículos, Poblamientos, Imágenes y Archivo de conocimientos, así como sobre los comentarios a los Artículos y Poblamientos.

Buscador Global

Tipo de búsqueda
No literal (todas las palabras en cualquier orden) · Sólo en el título

Buscar en:
Biblioteca · Poblamientos · Archivo de Conocimientos · Imágenes · Comentarios

Si no marcas ningún área, buscará en todas (excepto en comentarios).


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 collalba 14 de oct. 2006

  2. #2 collalba 14 de oct. 2006

    Biblioteca: Gibraltar, o los regalos de Luis XIV

    Saludos a todos/as: Me ha encantado el artículo Dr.Canto. Es la primera vez que participo y quería hacer constar que los británicos han sido malos aliados nuestros históricamente y como se vé en el asunto de Gibraltar siempre nos han traicionado, siempre nos han envidiado y siempre nos han odiado. La última alianza de las Azores no digamos que ha salido barata. Comparativamente con China y su plaza de Hong Kong aquí los hijos de la gran bretaña simplemente han tenido que decir "si guana" a la potencia amarilla, sabedores de que no tienen nada que hacer ni discutir, ni pasarseles por la mente traicionar y mantenerse en la plaza por lo siglos de los siglos.

  3. #3 collalba 15 de oct. 2006

    Biblioteca: Gibraltar, historia de un acto de piratería

    Información eliminada por el Administrador Cierzo

  4. #4 collalba 29 de oct. 2006

  5. #5 collalba 03 de dic. 2006

  6. #6 collalba 03 de dic. 2006

  7. #7 collalba 21 de ene. 2007

  8. #8 collalba 11 de feb. 2007

  9. #9 collalba 25 de feb. 2007

  10. #10 collalba 18 de abr. 2007

  11. #11 collalba 18 de abr. 2007

  12. #12 collalba 17 de mayo de 2007

  13. #13 collalba 24 de mayo de 2007

    Biblioteca: Tesoro submarino

    estos ingleses llevan 300 años robandonos oro, plata, tierra, barcos y por supuesto ahora expoliando los tesoros submarinos, los españoles somos de los más masacrados junto con India, Egipto, Grecia, Persia y bueno por donde hayan puesto sus miras no dejan títere con cabeza. Contundencia diplomática contra estos piratas del nuevo siglo, el Sr.Aznar igual nos podría echar una mano con sus amigos americanos.

  14. #14 collalba 28 de mayo de 2007

    Biblioteca: Tesoro submarino

    lo dicho que como sigamos con la torta nos quitan hasta los calzoncillos, estamos atontaos y nos van a dar con el timo de la estampita en todos los morros.

  15. #15 collalba 03 de jun. 2007

  16. #16 collalba 03 de jul. 2007

  17. #17 collalba 18 de jul. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    como pueden trinidad y mounier tener la verdad absoluta del caso ? son adivinos ?

    Irluaxair no desesperes por favor, sigamos atentos, yo no creo que estos cazatesoros vayan de buen rollito por ahí, van EXPOLIANDO, yo lo afirmo, están expoliando nuestros barcos hundidos.

     

  18. #18 collalba 13 de ago. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Al final va a resultar que nos han expoliado nuestro patrimonio, tiempo al tiempo.

    Todo se ha complicado con la entrada de Trinidad y Mounier a la palestra y me parece bien todos los puntos de vista, han conseguido que la peña enmudezca y seamos más cautos.

    Ahora demandan a España !!! retirada para delante !!!

    Estrategia a seguir por los norteamericanos como siempre, estos es mio y lo de los demás también.

     

  19. #19 collalba 27 de ago. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Odyssey Las huellas del tesoro llevan al Mar de Alborán

    Odyssey las huellas del tesoro llevan al mar de alborán

    POR JESÚS GARCÍA CALERO

    Vuelven las aguas españolas del Mediterráneo como hipótesis creíble del posible expolio de Odyssey Marine Exploration (OME), a pesar de que la empresa se empeña en decir que el tesoro procede de un pecio junto a Cornualles. ¿Por qué transportarían el tesoro desde Gibraltar, a miles de millas del hallazgo, y no desde la cercana costa inglesa? ¿Qué barco fue el extractor? Pero la maraña de demandas y declaraciones urdida por los cazatesoros empieza a escupir la luz de sus contradicciones.

    Desde 1998, un proyecto fantasma ronda los barcos hundidos en el Estrecho. Buques antiguos que, además del naufragio, padecen hoy la desventura de los cazatesoros. La película podría titularse «La carta esférica», como la que se estrenará esta semana, o «Pecios, mentiras y cintas de vídeo».

    Greg Stemm, el cofundador de OME, la empresa cazatesoros que se llevó de Gibraltar el pasado mayo 500.000 monedas de plata, realizó una declaración jurada el pasado 5 de julio de 2007. Allí afirmaba que, desde enero de 2007, dos de sus barcos, el «Odyssey Explorer» y el «Ocean Alert», han operado en el Mediterráneo, cerca de las 12 millas, de «conformidad con lo previsto y descrito en el plan de inspección del Proyecto Mar de Alborán que fue presentado y aprobado por las autoridades españolas, incluyendo los representantes de la Junta de Andalucía».

    Pero el Proyecto Mar de Alborán, si existe, no es de arqueología. Además, no ha sido aprobado nunca por la Junta de Andalucía ni por el Gobierno de España. Para empezar, OME nunca ha incluido nada con ese nombre en sus memorias de actividad económica, a lo que está obligada por su participación en bolsa.

    Además, en una cronología de 20 páginas de la propia OME no figura la crucial fecha de su aprobación y sólo se habla, tangencialmente el 5 de mayo de 2006, de una comunicación verbal del Gobierno británico que asegura que a la Junta le ha parecido bien un informe. Sin embargo, no debió parecerle tan bien cuando días después, el 18 de mayo, el Gobierno andaluz advierte a OME —según palabras de la empresa— «que el plan arqueológico detallado que fue proporcionado (y aprobado por el Gobierno del Reino Unido) no es suficiente para obtener permiso para el proyecto del Mar de Alborán».

    ¿En qué quedamos? ¿Lo habían aprobado los Gobiernos de Madrid y Sevilla, o tan sólo OME y, fiándonos de su palabra, Londres? Para despejar dudas, el 6 de junio de 2006, OME remite el Plan Mar de Alborán mejorado y el 12 de junio la Junta se lo devuelve por estar poco mejorado.

    Volvamos a la declaracióin jurada de Stemm: Añade que «se descubrieron algunos pecios durante este periodo y su localización, así como sus perfiles arqueológicos fueron catalogados. Odyssey está dispuesto a facilitar datos en relación con la localización e información relevante de los yacimientos encontrados durante estos sondeos a las autoridades españolas, como se estableció originalmente en el proyecto Mar de Alborán».

    Así lo viene ofreciendo desde 1998. El hombre insiste, como pescador paciente, con el mismo cebo, tanto a Exteriores como a Cultura y la Junta de Andalucía. Lo increíble es que España haya estado tratando 9 años con él, le haya emitido tres permisos y no haya impedido con más energía sus operaciones submarinas no permitidas en nuestras aguas, una y otra vez, hasta las 6 últimas (de enero a mayo pasados), justo antes del escándalo del tesoro del «Black Swan».

    Pecios localizados desde 2002

    La cronología muestra que dicho ofrecimiento de realizar un mapa de pecios en el Estrecho se realizó, como idea, desde el 16 de septiembre de 1998 al Ministerio de Asuntos Exteriores, y el 11 de diciembre del mismo año, al Museo Naval. Pero hay más: el 21 de noviembre de 2002 Stemm en persona le comunica a la Junta —a Carmen Calvo como consejera y a Julián Martínez como director general de Patrimonio— que han localizado pecios púnicos y romanos, además de otros yacimientos, mientras buscaban el buque inglés «HMS Sussex», y solicita una reunión.

    Mientras nuestros políticos e instituciones cruzan la información, una y otra vez los barcos de OME son conminados a dejar de actuar sin permiso en aguas españolas, desobedeciendo cada vez las exigencias de embarcar arqueólogos a bordo antes de emprender cualquier actividad.

    A río revuelto

    Por otra parte, OME llama siempre aguas internacionales a las aguas en disputa que España no reconoce a Gibraltar, añadiendo más confusión a los tratos con Madrid y Londres. De hecho, Stemm dice bajo juramento que no ha actuado en «aguas territoriales españolas indiscutibles», con demasiado cuidado. Aun así, en tres ocasiones recibe el permiso de explorar en aguas españolas bajo estrictas condiciones que nunca llegará a cumplir.

    El 16 de junio de 2005, OME informa otra vez a la junta de que ha descubierto varios pecios en aguas profundas de Andalucía, «algunos de gran importancia arqueológica», y propone —sus proyectos siempre mezclan la arqueología y el parné— aportar 500.000 dólares en concepto del barco, robot submarino y técnicos durante 20 días, y 50.000 dólares más en concepto de servicios de conservación de cualquier objeto rescatado. Vuelve a notarse su prisa por excavar.

    En septiembre de 2005 se decide no colaborar más con OME por el «oscurantismo del proyecto». Aún así, sus barcos vuelven a explorar aguas españolas de la zona contigua, entre 12 y 24 millas. La Guardia Civil acabará denunciándolos por desobediencia en enero de 2006. Desde el verano de 2006 OME usa indistintamente el nombre de Proyecto Sussex y Mar de Alborán. Si se aprueba, dice en septiembre de 2006, facilitará las coordenadas de cuantos pecios se hayan localizado.

    Stemm y el «Black Swan»

    Llegamos a la famosa reunión de noviembre de 2006 en el Ministerio de Cultura. Stemm informó otra vez de que tiene localizados pecios de gran interés histórico y cultural para España. Ofreció una vez más colaborar en los proyectos discutidos porque algunos pecios «se encuentran en peligro», lo cual significa que otros cazatesoros de la competencia podrían ambicionarlos.

    Lo extraño es que Stemm ha dicho a «Cinco Días» en una entrevista, contestada por escrito y publicada el 20 de agosto de 2007, que «mantuvimos una reunión en noviembre pasado con el Ministerio de Cultura en Madrid. Entonces, le explicamos el proyecto que dio lugar al descubrimiento del Cisne Negro». ¿Lo habrían comentado si no fuera en nuestra costa? ¿Es el motivo por el que España se ha personado en el juzgado de Tampa?

    Pero, tristemente, ¿por qué se dejó a sus barcos operar entre enero y mayo de 2007, antes incluso del permiso dado en marzo? Y también, ¿por qué OME informaba cada vez a la Guardia Civil de su zona de actuación y nuestras autoridades de Patrimonio, sean de la Junta o el Gobierno central, no les impidieron actuar en aplicación del artículo 4 de la Ley de Patrimonio Histórico?

    Había infinidad de denuncias de Ecologistas en Acción y de los arqueólogos de Nerea. Su abogado, José María Lancho, afirma que la declaración jurada de Stemm está «orientada a confundir al juzgador de Tampa y, sin duda, define su estilo de actuación todos estos años. Odyssey ha practicado un juego ambiguo, llegando a implicar la propia estabilidad política del Estrecho en su beneficio y utilizando las relaciones de amistad entre Reino Unido y España para al final hacer difícilmente sostenibles en un futuro los derechos morales de ese país sobre los pecios de su nacionalidad en aguas de otros Estados e internacionales».

  20. #20 collalba 27 de ago. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Información obtenida de ABC.es hoy 27-08-2007, he cortado y pegado para información general, sin mas comenterio por mi parte.

  21. #21 collalba 06 de sep. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Ahí va eso !! a rio revuelto.......   estrategia norteamericana 

    5/9/2007 Edición impresa ARQUEOLOGÍA

    El 'NY Times' invita a Perú a reclamar a Odyssey

    1. • El diario afirma que el país tiene derecho moral al tesoro

    JOAN CAÑETE BAYLE

    WASHINGTONEn un editorial publicado en su edición de ayer, el diario estadounidense The New York Times ofrece su opinión sobre el litigio que enfrenta a España con la empresa cazatesoros estadounidense Odyssey Marine Explorations a cuenta del tesoro conocido como el Cisne Negro, un botín de 500.000 monedas de plata y oro valorado en unos 373 millones de euros. Según el editorialista, el país latinoamericano del que procedía el barco español --presumiblemente Perú-- tiene al menos el derecho moral de reclamar el tesoro de la misma forma que países como Grecia, Italia y Egipto han logrado el regreso de tesoros culturales expoliados por otros países.

    En referencia a la cascada de demandas y contrademandas que Odyssey y el Estado español se han interpuesto en los tribunales de Florida, The New York Times afirma: "Será una larga batalla legal, pero creemos que sería lo correcto permitir a otro grupo de demandantes reclamar el tesoro: las antiguas colonias españolas en Latinoamérica, que es donde el botín fue saqueado en primera instancia". A pesar de que Odyssey no ha indicado dónde encontró el barco ni de qué navío se trataba, The New York Times se hace eco de la teoría generalizada: que se trata del Nuestra Señora de las Mercedes, que fue hundido por un barco de guerra británico en la costa de Portugal en octubre de 1804. El galeón partió de Perú con rumbo a Cádiz, vía Montevideo, en marzo de 1804.

    EL MISMO DERECHO

    Así, argumenta el diario, si España plantea el caso como su derecho a recuperar parte de su legado cultural, Perú también tendría el mismo derecho. El editorial admite que la entrada en el litigio de Perú supondría un reto legal, ya que entonces el país no existía como país independiente y formaba parte del imperio español, pero sostiene que el país latinoamericano podría construir su caso bajo premisas "morales": "Los incas no dieron oro y plata por propia voluntad a los invasores españoles. España lo tomó por la fuerza", dice el editorial, que añade: "Si Grecia puede insistir en su propiedad sobre los mármoles de Elgin, que Lord Elgin cogió del Partenon y llevó hasta el Museo Británico en 1801 --cuando Grecia formaba parte del Imperio Otomano--, Perú puede intentar algo con el oro del Nuestra Señora de las Mercedes."

    Para el diario estadounidense, el caso es similar a otras reclamaciones de devolución de su patrimonio cultural llevadas a cabo, con éxito, por países como Italia, Etiopía, Libia y Grecia. "Perú está negociando con Yale recuperar miles de piezas tomadas por Hiram Bingham III de Machu Pichu en 1912 como préstamo al museo Peabody", dice el diario, que recuerda que Etiopía logró hace dos años el regreso del obelisco Axum que fue llevado a Roma en 1937 por orden de Benito Mussolini. "Estos casos, mucho más recientes, no tienen la atroz escala de la conquista y saqueo de los tesoros de Latinoamérica por parte de la Corona española hace centenares de años".

     

  22. #22 collalba 06 de sep. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    A los yanquis se les vá la pelota.

    Dan por cierto que se trata de Nuestra Señora de las Mercedes, veremos como se van sucediendo las noticias del expolio.

    saludos

  23. #23 collalba 21 de sep. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Valorado en 500 millones de dólares 18-09-2007

    Odyssey sigue sin desentrañar el origen del tesoro reclamado por España

    La procedencia del fabuloso tesoro valorado en 500 millones de dólares encontrado por la empresa Odyssey en el fondo del océano Atlántico sigue siendo un misterio y es posible que nunca se llegue a identificar al 'Cisne negro'.

    El trabajo diario de una veintena de personas que limpia minuciosamente una a una las miles de monedas de plata y los objetos diversos que Odyssey rescató de las profundas aguas del Atlántico no ha servido para identificar todavía el buque.

    Mientras tanto, en los tribunales de Florida se libra una sórdida batalla legal entorno al pecio extraído por Odyssey en la operación denominada 'Cisne negro' y que España reclama con firmeza.

    Un vehículo controlado por control remoto de la empresa estadounidense odyssey marine exploration, en el lugar donde se ha descubierto el tesoro del

    Odyssey

    Disputa con España

    'Estamos deseosos de saber el nombre del buque de donde hemos extraído el tesoro, pero no hemos encontrado pruebas definitivas. Y quizás nunca podamos establecer la identidad del barco,' asegura Greg Stemm, cofundador y copresidente de Odyssey, una empresa 'caza-tesoros' que desde hace diez años cotiza en bolsa.

    En una entrevista en la sede de Odyssey en Tampa (Florida), Stemm, de 50 años, se mostró seguro y convencido de que las leyes internacionales están de su parte en el conflicto legal con España.

    Es más, lo que no entiende es la actitud de las autoridades españolas, a las que en noviembre de 2006 Odyssey les ofreció participar directamente en el rescate del tesoro.

    'Desde hace diez años hemos sugerido que el Gobierno español establezca un régimen legal para la gestión de tesoros arqueológicos y finalmente ahora se va a hacer', afirma Stemm, quién no oculta que se siente dolido por lo que denomina falsas acusaciones y reproches de los políticos españoles.

    'Es necesario que España tenga ese régimen de gestión de sus tesoros arqueológicos y que se establezcan todas las implicaciones legales, no sólo en aguas territoriales españolas sino en las internacionales, allá donde haya un buque español hundido', destaca.

    La tranquilidad de Stemm se fundamenta en que el tribunal federal de Tampa competente en jurisdicción marítima concedió a Odyssey el estatus de descubridor y depositario de todos los yacimientos recuperados del pecio en disputa con España.

    La denominada ley de Almirantazgo y la Convención del Mar establecen que el 90 por ciento del valor de lo recuperado corresponde a la empresa o personas que llevaron a cabo el rescate.

    La posición legal de España se fundamenta en que o bien el pecio fue extraído en aguas territoriales españolas o se trata de un yacimiento arqueológico de bandera española, en cuyo caso la propiedad del tesoro correspondería al Gobierno español.

    'Hemos reiterado que el pecio está en aguas internacionales y así lo hemos explicado en toda la información suministrada al tribunal.

    Su hubiésemos encontrado un yacimiento en aguas territoriales españolas no lo habríamos tocado', agrega Stemm.

    El cofundador en 1994 de Odyssey, junto a John C. Morris, asegura que en la información que han entregado al juez Steven D. Merryday del tribunal federal de Tampa están todos los detalles y que el Gobierno español puede acceder a ello siempre y cuando firme un acuerdo de confidencialidad para evitar que se conozca el lugar exacto del yacimiento.

    'Sería irresponsable -agregó- difundir ningún dato que permitiera la localización del sitio arqueológico. No hay manera de protegerlo en aguas internacionales y cualquiera con unos mínimos recursos pudiera tener la tentación de tratar de rescatar más objetos de valor'.

    Stemm insistió en que su empresa hará todo lo posible por identificar el buque naufragado y que podría ser, entre otros, el Santa María de las Mercedes, una fragata española que se hundió en 1804 durante un asalto de una escuadra británica.

    Los objetos que se recuperan y luego se venden o subastan tienen más valor si cuentan con una procedencia determinada, según el copresidente de Odyssey, quién rechaza cualquier intento de su empresa de ocultación de información.

    'En España quizás no se percatan de que somos una empresa que cotiza en bolsa y como tal estamos obligados a actuar con toda la legalidad y aportar informaciones veraces. De lo contrario corremos el riesgo de ir a la cárcel', subraya Stemm.

    La complicada pugna legal, que se puede prolongar hasta nueve meses, seguirá mañana, miércoles, cuando el abogado que representa los intereses españoles, James Goold, aporte más información solicitada por el tribunal de Tampa.

    Para ese momento, es posible que las monedas y objetos de valor recuperados en la operación 'Cisne negro' estén ya disponibles para salir a la venta y a subasta, una ocasión histórica que los coleccionistas de todo el mundo esperan con avidez.

  24. #24 collalba 23 de sep. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

     

    Las monedas extraídas por Odyssey son españolas

    MENU VERTICAL

    Cultura y Espectáculos

    Enviar a un amigo Votar Corregir Imprimir Tamaño del texto grande Tamaño del texto pequeño

    Detalle Noticia

    02:55 REDACCIÓN

    MADRID. Las 500.000 monedas que la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration encontró en el Atlántico entre abril y mayo pasados, cerca de las costas del Algarve, son escudos y reales de a ocho españoles. Según publicó el pasado sábado el diario El País, eso es lo que la empresa pionera de Florida en la búsqueda de pecios declaró ante las autoridades aduaneras de Gibraltar los pasados días 10 de abril y 16 de mayo, fechas en las que cargó y transportó el tesoro con destino a Estados Unidos.

    Según asegura El País en un reportaje, esta información aparece detallada en una nota verbal que la Embajada del Reino Unido en España envió al Ministerio de Asuntos Exteriores a principios de julio. En dicha comunicación, se adjunta la licencia de exportación que Gibraltar concedió a la compañía, donde se especifica el contenido y el valor estimado de la carga.

    En la primera licencia, del 10 de abril, la empresa señaló que iba a transportar una carga con 203 escudos de oro por valor de 203.000 dólares, según sus estimaciones; 10.090 reales españoles de plata (1.281.260 dólares); 200 lingotes de cobre (660); 3 cajas de oro (30.000), y otras piezas como balas de cañón, estaño, bronce y porcelana. En total, el valor que Odyssey da a toda la mercancía encontrada en esa fecha es de 1,5 millones de dólares.

    Mientras, en la segunda licencia, que data del 16 de mayo, sólo se especifica que Odyssey transporta 557 cubos llenos de monedas de plata, con un valor estimado de 2,5 millones de dólares. El valor que la compañía da a las monedas en las licencias es mucho menor que el de las estimaciones hechas el día que anunció su descubrimiento, cuando explicaron que las piezas podrían llegar a valer unos 4.000 dólares, muy lejos de los 1.000 dólares que aparecen en lo declarado por la empresa cazatesoros en la aduana de Gibraltar.

    El País publica que la empresa mantiene que esas cantidades no reflejan el valor real de las monedas. "Nosotros asignamos el valor estimado basándonos en algunos requisitos de los seguros y en las regulaciones que existen en Estados Unidos. Nunca es el valor real", explicó ayer el cofundador de Odyssey, Greg Stemm.

    En cualquier caso, tanto los reales de a ocho como los escudos son las piezas más codiciadas por los expertos numismáticos. El real de a ocho era el dólar español. La compañía argumenta que, efectivamente, las monedas españolas eran usadas por todas las naciones, y que eso no prueba la nacionalidad del barco. Los documentos facilitados por la Embajada del Reino Unido a España son para el Gobierno español y para sus abogados un indicio claro de que el pecio encontrado en el fondo del mar es español. El asunto se encuentra parado en la Corte Federal de Florida, donde ambas partes esperan que el juez a cargo del caso indique si España tiene derecho a reclamar lo encontrado.

  25. #26 collalba 23 de sep. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    IMPRIMIR

     

    IMPRIMIR ARTICULO

    ALMERÍA

    VIVIR

    Las 500.000 monedas de oro y plata que rescató Odyssey en el Estrecho eran españolas

    IDEAL/MADRID

    Publicidad

    Las 500.000 monedas que la empresa cazatesoros estadounidense Odyssey Marine Exploration encontró en un punto indeterminado del Atlántico son escudos y reales de a ocho españoles. Al menos (tal y como ya apuntaron en su día las organizaciones de defensa del patrimonio subacuático español) eso es lo que la empresa radicada en Florida declaró ante las autoridades aduaneras de Gibraltar los días 10 de abril y 16 de mayo, fechas en las que cargó y transportó el tesoro con destino a Estados Unidos, según publicó ayer 'El País'.

    El manifiesto de carga aparece detallado en una nota que la Embajada del Reino Unido en España envió al Ministerio de Asuntos Exteriores a principios de julio. En ella, se incluye la licencia de exportación que Gibraltar concedió a la compañía donde se especifica el contenido y el valor estimado de la carga. En la primera licencia Odyssey manifiesta que va a transportar 203 escudos de oro, 10.090 reales españoles de plata, lingotes de cobre, tres cajas de oro, balas de cañón, y piezas de estaño, bronces y porcelana. Odyssey valora el cargamento en un millón de euros.

    En el segundo manifiesto de carga (de 16 de mayo) Odyssey sólo menciona que transporta 557 cubos llenos de monedas de plata (que pesan 14.500 kilos) valoradas en 1,7 millones de euros. El valor que la compañía da a las monedas en las licencias es mucho menor que el de las estimaciones hechas cuando anunció su descubrimiento. Escudos y reales de a ocho son las piezas más codiciadas por inversores y coleccionistas numismáticos.

    Mientras empiezan a conocer más detalles (en poder de la Administración desde hace meses) de la operación de Odyssey el ministro de Cultura, César Antonio Molina, anunció esta semana que en la nueva Ley de Patrimonio, en cuya redacción trabaja el Gobierno central, se regularán los restos arqueológicos subacuáticos con el objetivo de evitar los posibles expolios que se puedan producir.

  26. #27 collalba 07 de oct. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Para ayudar a Odyssey, Londres amenazó a España con reclamar las aguas de Gibraltar

    Para ayudar a odyssey, londres amenazó a españa con reclamar las aguas de gibraltar

    ABC El cofundador de Odyssey, Greg Stemm, con un objeto extraído del «SS Republic», en una imagen de archivo

    JESÚS GARCÍA CALERO. MADRID.

    «No nos gustaría vernos obligados a remover el tema de las posibles aguas jurisdiccionales de Gibraltar», dijo en tono de amenaza velada el embajador británico, Stephen Wright, durante una reunión mantenida el 8 de febrero de 2006, en el Ministerio de Exteriores, según ha podido saber ABC de fuentes de la Junta andaluza. Londres presionaba de este modo desproporcionado -poniendo sobre la mesa el más sensible de los problemas que nos enfrenta- con el fin de que España desbloquease un permiso de excavación de los cazatesoros de Odyssey en nuestras aguas. «En este momento estamos hablando de otra cosa», respondieron al poco diplomático embajador.

    Un papel incomprensible

    La velada amenaza revela hasta qué punto el Gobierno de Su Majestad ha desempeñado un papel incomprensible en el caso Odyssey. Si faltasen otro tipo de motivos -que no faltan-, hay que recordar que Gran Bretaña ha firmado un ventajoso acuerdo para repartirse el botín de un pecio de bandera inglesa, el «Sussex», hundido con las bodegas llenas de oro: si el valor de las monedas extraídas no supera los 45 millones de dólares, Odyssey se queda con el 80% y Londres con el 20%. Pero si supera los 500 millones, el Gobierno británico se quedará con el 60% y los cazatesoros con el 40%. Las operaciones, que son aritméticas más que arqueológicas, se detendrían si el barco no fuera el buscado en la posición 36º 11´ N y 5º 12´ W.

    El problema es que el «Sussex» siempre ha sido una excusa para otro tipo de operaciones, entre ellas para localizar pecios púnicos y romanos que OME ha lanzado como cebo a España con el fin de abrir las puertas a su intervención en los grandes barcos cargados de oro de los siglos XVII y XVIII.

    El asunto de las aguas es tan turbio como sigue: Gibraltar se arroga tres millas de aguas territoriales y niega la existencia de las aguas españolas rodeando a esas tres, ya que considera como «aguas internacionales» el mar que circunda la Roca. España vindica la territorialidad de las aguas y no reconoce las gibraltareñas. Por otra parte, Gran Bretaña no puede mantener esta postura con seriedad por «los problemas que le acarrearía defender aguas territoriales para las islas del canal -como Jersey, Guernsey, Alderney, etc-, circundadas por aguas de soberanía francesa», según mantiene José María Lancho, abogado de los arqueólogos de Nerea, que ya denunció en ABC este falso debate, puesto que reivindican el mismo régimen de tres millas de aguas territoriales. Y no digamos las aguas que genera la isla de Alborán, que convierten en ilegales todas las operaciones de OME frente a nuestras costas.

    Por algo Greg Stemm, el cofundador de Odyssey, afirma exactamente, en su declaración jurada del pasado julio, que «no han sido extraídos objetos de patrimonio de pecios en aguas territoriales españolas que no estén en disputa...» Eso es: que no estén en disputa.

    «Goñi estuvo avasallador»

    Pero el activo papel británico queda en evidencia desde que el 31 de diciembre de 2004 Londres escribe a Exteriores para avalar las actividades de OME y anunciar su acuerdo con el fin de localizar y excavar el «Sussex» en «aguas internacionales» con el mayor de los barcos de la compañía, el «Odyssey Explorer». Un mes después, OME ya está trabajando al entender que España ha sido informada por canales diplomáticos, aunque ningún permiso se hubiera emitido.

    Durante 2005 hay un tira y afloja, y en mayo representantes diplomáticos británicos asisten a una reunión en Sevilla. Allí, el abogado de OME, José Luis Goñi, mantuvo una «actitud impresentable, avasalladora -según fuentes bien informadas de la Consejería de Cultura- puesto que nos dijo que, en realidad, ni tenían que pedirnos autorización, porque las aguas eran internacionales, y el buque, inglés». Claro que, entonces -les preguntó el Gobierno andaluz- ¿qué hacían allí solicitando permisos para operar en el pecio que ellos afirmaban que era el del «Sussex»?

    La siguiente reunión fue la citada de Exteriores en febrero de 2006. En ella, el embajador británico mantuvo una actitud de exigencia inaudita, «muy vehemente y poco adecuada», insisten las fuentes. Sólo un mes antes, el 10 de enero, la Guardia Civil obliga al «Odyssey Explorer» a abandonar nuestras aguas y requiere al capitán del barco, Keith Herron, para declarar ante el juez de La Línea sobre sus actividades ilegales. La no comparecencia provocó la denuncia de desobediencia que pesa sobre él y así OME decidió cambiar de capitán.

    ...Y el ministro para Europa

    El embajador británico, según OME, también indicó que Londres no cree que se haya infringido la ley. Poco después, la Embajada británica -y no OME- remite el 30 de marzo el «Proyecto mar de Alborán» a la Junta andaluza. Y como la Junta se niega a aprobarlo entonces, porque no lo considera arqueológico, la Embajada remite el proyecto mejorado -insuficientemente- el 6 de junio, y acude a otra reunión en Sevilla el 29 de agosto. Tanto esfuerzo revela cuál fue siempre su interés en el asunto.

    Por si fuera poco, el ministro británico para Europa, Geoff Hoon, también intervino, escribiendo una carta al presidente andaluz, Manuel Chaves, con fecha 6 de octubre de 2006. En ella vuelve a salir el tema de las aguas jurisdiccionales, puesto que Hoon propone que el asunto se deje a un lado respetando la discrepancia con vistas a resolver el problema con Oydessey . Pero mientras levanta la primera amenaza, según OME, el ministro afirma que si continúa el proceso contra el fugado capitán la situación se complicará. Más claro, agua.

    Después de tanta presión, muy pocos meses después, Odyssey anuncia en Florida la llegada de su tesoro desde Gibraltar. El Ministerio de Exteriores español comprendió -aunque tarde- la poca lealtad de su aliado británico, que no le había informado de las actividades de los barcos de OME en el puerto militar de la Roca, ni de la salida de material excavado sin permiso, muy probablemente, en un pecio español. Ni que decir tiene que las relaciones hispano-británicas sufrieron entonces grandes tensiones. Por ello, el asunto se llevaba al más alto nivel.

    Presión diplomática española

    La presión es tan fuerte que la Embajada británica se desmarca del tesoro el 22 de mayo pasado, cinco días después del anuncio de su existencia. Y aumentó más tarde, cuando Exteriores la obliga a corregir una nota de prensa en la que afirmaba que España conocía «el otro» acuerdo de Londres con los cazatesoros que les permitía aprovisionarse y descargar, en virtud del cual las monedas llegaron al aeropuerto de uso compartido de Gibraltar.

  27. #28 collalba 15 de oct. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    La Razón.es diario digital

    Ernesto Villar

    El barco de Odyssey se va de Gibraltar

    El buque «caza-tesoros» anuncia que mañana saldrá de la colonia británica con varios periodistas británicos a bordo

     

    Ernesto Villar

    Madrid- Por fin, el Odyssey Explorer hace las maletas para marcharse de Gibraltar, previsiblemente mañana mismo. La empresa «caza-tesoros» estadounidense reunió ayer en la colonia británica a más de una decena de periodistas ingleses para anunciarles la «inminente» salida del barco con el que extrajo el mayor tesoro submarino de la historia, y confirmarles que podrán enrolarse en él para ser testigos, en primera persona, del más que seguro apresamiento por parte de la Guardia Civil. La reunión se produjo a las siete y media de la tarde de ayer, y en ella los responsables de Odyssey explicaron a los reporteros el funcionamiento del barco y los detalles de cómo se producirá la salida del puerto gibraltareño, además de confirmarles que, salvo retraso imprevisto de última hora, la partida se producirá mañana martes. Sin embargo, los periodistas no subieron ayer al buque.

       El objetivo de Odyssey es que los informadores británicos sean testigos, desde dentro del barco, de cómo se lleva a cabo el registro de la Guardia Civil, una de cuyas patrulleras aguarda en las inmediaciones de la bahía de Algeciras al momento en el que el buque entre en aguas españolas. Esta misma estrategia siguió la empresa que co-dirige Greg Stemm cuando ordenó la salida del otro barco, el Ocean Alert, que abandonó el refugio gibraltareño el pasado 12 de julio. En aquella ocasión, el «afortunado» fue el periodista del «Gibraltar Chronicle» Brian Reyes, que relató cómo el buque «fue abordado por la fuerza a las 10:00 horas a tres millas de Punta Europa».

       Según las fuentes consultadas, Odyssey ha explicado a los periodistas británicos no sólo cómo funciona por dentro el Odyssey Explorer, sino, sobre todo, cómo se va a producir el registro por parte de los agentes de la Benemérita, en cumplimiento de una orden de apresamiento dictada por un Juzgado de Instrucción de la Línea de la Concepción (Cádiz). Como ocurrió con el Ocean Alert, la empresa «caza-tesoros» esgrimirá, a través de sus abogados, que el registro se produce en aguas internacionales, mientras que el Gobierno español sostiene que, tal y como lo acreditan todos los tratados internacionales, se trata de aguas bajo indiscutible jurisdicción española.

       Pese a la expectación levantada, de lo que no hay ninguna duda es de que en las tripas del barco no se va a encontrar ni rastro del fabuloso botín extraído de algún punto del fondo submarino, y considerado el tesoro más valioso rescatado nunca hasta ahora. Según la empresa, el montante total asciende a 500.000 monedas, rescatadas todas ellas en aguas internacionales. Sin embargo, el rastro dejado en los satélites por los barcos de Odyssey evidencia que el tesoro sólo pudo ser obtenido de aguas españolas en el Mediterráneo, donde estuvieron trabajando varios años.

       

  28. #29 collalba 31 de oct. 2007

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

     Las pruebas que oculta Odyssey a un día del juicio

    Así se expolió el mayor tesoro del mundo

    La clave está en la caja negra del «super robot» submarino, que guarda las coordenadas exactas de dónde se extrajo el botín

    Ernesto Villar

    Madrid- Imagine un gran Banco de cuyos sótanos desaparece un valioso tesoro. Días después, desde el paraíso fiscal en el que ha dirigido, vía satélite, toda la operación, el supuesto ladrón distribuye una nota de prensa presumiendo ante el mundo de que tiene en su poder el botín. Por supuesto, no aclara ni de qué caja fuerte lo ha sustraído, ni cuándo lo ha hecho, ni, sobre todo, qué modernos aparatos electrónicos ha utilizado. En su defensa, únicamente argumenta que encontró el tesoro tirado, como quien dice, en medio del campo, y que, por tanto, no es de nadie. Ahora cambiemos Banco por ancho mar, caja fuerte por barco hundido y supuesto ladrón por Odyssey Marine Exploration (OME). Ya tenemos resumido, en 20 líneas, el expolio del mayor tesoro submarino del mundo.

       Una prueba comprometedora

       Después de numerosos aplazamientos, en Tampa (EEUU) está ya todo preparado para que dé comienzo el juicio contra Odyssey. Hay acusación (el Gobierno español), acusado (la empresa «caza-tesoros» estadounidense) y cuerpo del delito -se supone-, 18 toneladas de monedas extraídas de algún punto del fondo submarino. Falta, sin embargo, lo fundamental: la prueba de cargo. ¿Dónde están los aparatos electrónicos utilizados para extraer el tesoro? Odyssey los ha hecho desaparecer oportunamente. Es como si se los hubiese tragado la tierra o, mejor, el mar. No es para menos. En ellos están grabadas las huellas, dentro de una «caja negra», que desvelarían cuándo se extrajo el botín y, sobre todo, dónde, con sus coordenadas exactas de latitud, longitud y profundidad.

       A partir de la documentación oficial y de los testimonios de varios expertos, LA RAZÓN reconstruye a continuación cómo se produjo el mayor expolio del mundo y desmenuza todos los detalles tecnológicos. La decena de modernos aparatos utilizados por Odyssey tienen una característica común: son los más sofisticados que hay en el mercado. Por ellos la empresa ha pagado más de 6 millones de euros. Es hora de recuperar la inversión. Por ejemplo, con la venta de las 500.000 monedas rescatadas.

       El gran mapa de los naufragios

       El expolio del mayor tesoro del mundo comienza en 1998, cuando un historiador a sueldo de Odyssey (que ahora, por cierto, reclama su parte del botín) rastrea hasta la última página del Archivo de Indias, en Sevilla, en busca de pistas de los mil galeones españoles hundidos junto a la bahía de Cádiz. Sus datos se completan con los de otros archivos, algunos tan inaccesibles a la iniciativa privada como el de la Marina Británica, que ofrecen un primer mapa de los posibles naufragios. Y aquí es donde interviene la primera de las armas infalibles de Odyssey: un espectacular sistema de tratamiento de datos llamado «Data Mining», cuya utilización figura en la ficha oficial de OME y en el Mou de París, el restringido registro europeo de barcos. Su funcionamiento es sencillo: se introducen en una base de datos todas las variables imaginables, desde los lugares en los que hay barcos hundidos hasta las corrientes marinas predominantes, los puntos más habituales de tormentas o las rutas que probablemente utilizara cada capitán. De todo ese cóctel se extrae un modelo que indica, con una fiabilidad impresionante, en qué puntos exactos hay más probabilidades de hallar un pecio. A partir de ese momento, y después de años de paciente estudio, esa computadora proporciona a Odyssey un detallado y gigantesco mapa del tesoro sin necesidad de escudriñar todo el fondo del Atlántico o el Mediterráneo.

       «Cazado» por el satélite

       Comienza entonces la segunda fase de la «Operación expolio». Los barcos de OME empiezan a hacer prospecciones en diversos puntos entre Gibraltar y Estepona, tal y como dejan constancia los satélites oficiales, que les «cazan» entrando y saliendo de aguas españolas. Una vez más utiliza la más moderna tecnología (ver gráfico adjunto), que va desde aparatos para medir la presencia de hierro o la densidad de los metales hasta dos pequeñas «joyas», el sónar de barrido lateral, que escanea el fondo del mar con la precisión de una ecografía en 3D, y la sonda de barrido lateral, que proporciona una fotografía casi perfecta de todo lo que se encuentra a su paso.

       Una vez finalizado el trabajo de campo, con el mapa del fondo marino colgado de una pared como si de un póster de Google Earth se tratara, entra en escena el «niño mimado» de Odyssey, el «Zeus», un robot submarino no tripulado único en el mundo. En el mercado cuesta tres millones de euros, pero su precio se duplica con los seis brazos de titanio articulados que la empresa le ha instalado, capaces de todo lo imaginable, incluso de perforar la mercancía en el fondo del mar para extraer sólo lo que interesa. Está unido por un cordón umbilical al barco, desde donde se maneja con un simple joystick según las imágenes que va transmitiendo con su cámara, y que no sólo se pueden ver desde la cubierta, sino en la propia sede de la empresa a través de un satélite, el tercero de los pilares sobre los que se levanta el «imperio Odyssey». De esta forma, el cofundador de la empresa, Gregg Stemm, puede seguir en directo, segundo a segundo, cada uno de los movimientos del robot.

       Con todo, lo verdaderamente importante para el caso no es lo que el «Zeus» hace, sino que cada uno de sus movimientos -al igual que ocurre con algunos de los otros aparatos- quedan memorizados en un registro, una especie de «caja negra» que lleva incorporada, y en la que, como se puede apreciar en el gráfico, se graban la longitud y la latitud en la que se trabaja, la profundidad, la temperatura del agua y el día y la hora exactos. Es decir, todas las pruebas que incriminarían -o exculparían- a Odyssey. Nada de esto estaba en los dos barcos de la compañía, el «Ocean Alert» y el «Odyssey Explorer», cuando fueron apresados por la Guardia Civil tras salir de Gibraltar. «El juez debe ordenar la entrega de estos aparatos. Son la prueba fundamental», explican los expertos. ¿Qué oculta Odyssey?

     larazon.es

  29. #30 collalba 08 de mayo de 2008

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Saludos cordiales Sres. Druidas

     

    Supongo que estarán al tanto de todo lo que ocurre con este asunto, no obstante corto y pego lo último de hoy.

     

    Los expoliadores estan a punto de ser cazados.

     

    Fuente. Laopinión.es

    La opinión de Tenerife

     

     

    Arqueología

    Cultura confirma que la embarcación expoliada por Odyssey pertenecía a la Armada Española

    Tras más de un año de litigio, el Ministerio de Cultura ha confirmado que el navío hundido y expoliado por la compañía norteamericana Odyssey, se trata de ''Nuestra Señora de las Mercedes'' una fragata que pertenecía a la Armada Española y que se hundió en 1804 durante la Batalla del cabo de Santa María, contra los ingleses. Esta información se ha podido corroborar después del análisis de la monedas y otros objetos capturados por Odyssey y que se encontraban en el interior del barco de guerra.

    OTR/PRESS "El misterio ha terminado" sentenció James Goold, abogado del Estado español en el juicio que se sigue en Tampa (Florida) durante una rueda de prensa llevada a cabo hoy en la sede de Ministerio de Cultura en la que también participó el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez. Ambos quisieron recalcar que las actuaciones de la compañía cazatesoros norteamericana han sido "moral y legalmente inaceptables" en todo momento y que ahora las pruebas les darán la razón.

    Concretamente, señalaron, la verificación de que se trataba de ''La Mercedes'' llegó a través del análisis de las monedas encontradas por Odyssey en el interior de la fragata. Son unas monedas acuñadas en Lima y que "coinciden" con la carga que transportaba el citado navío el día en que se hundió al su de la bahía de Algeciras. "Sólo una embarcación como ''La Mercedes podía transportar este tipo de carga y algunos otros objetos encontrados", aclaró Goold. Ahora, añadió, el buque está protegido por el principio de la inmunidad soberana, un principio jurídico "absolutamente claro" en Estados Unidos y en el resto del mundo, que se aplica a todos los navíos, estén en aguas internacionales o nacionales.

    Ante esta situación, Jiménez se mostró optimista y no dudó en comentar que España "ganará el litigio" contra Odyssey. "No voy a dar medias tintas, tenemos convicción moral y legal de que vamos a ganar. Nos asiste la razón histórica y legal suficiente para que el proceso pueda ser muy positivo para los intereses del patrimonio histórico español", puntualizó. Además, aprovechó para asegurar que durante el proceso denunciarán la "obstrucción" y "obstaculización" de la empresa norteamericana para llevar a cabo la resolución de este caso.

    MÁS ACTUACIONES DE ODYSSEY BAJO INVESTIGACIÓN

    Durante la rueda de prensa, el abogado señaló que el valor de tesoro capturado por Odyssey solo interesa a los inversores de esta empresa norteamericana que, asegura, ha perdido 60 millones de dólares en los últimos años. Además, declaró que muchas actuaciones de esta empresa "están bajo investigación".

    En esta misma línea, el presidente del Consejo Nacional de Patrimonio, Rafael Azuar, aseguró que Odyssey no ha seguido ninguna de los las "recomendaciones internacionales" en cuanto a defensa del patrimonio subacuático. "Estamos convencidos de que la justicia nos dará la razón", reiteró.

    Código limpiado por Silberius

  30. #31 collalba 08 de mayo de 2008

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Arqueología

    Cultura confirma que la embarcación expoliada por Odyssey pertenecía a la Armada Española

    Tras más de un año de litigio, el Ministerio de Cultura ha confirmado que el navío hundido y expoliado por la compañía norteamericana Odyssey, se trata de ''Nuestra Señora de las Mercedes'' una fragata que pertenecía a la Armada Española y que se hundió en 1804 durante la Batalla del cabo de Santa María, contra los ingleses. Esta información se ha podido corroborar después del análisis de la monedas y otros objetos capturados por Odyssey y que se encontraban en el interior del barco de guerra.

    OTR/PRESS

    "El misterio ha terminado" sentenció James Goold, abogado del Estado español en el juicio que se sigue en Tampa (Florida) durante una rueda de prensa llevada a cabo hoy en la sede de Ministerio de Cultura en la que también participó el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez. Ambos quisieron recalcar que las actuaciones de la compañía cazatesoros norteamericana han sido "moral y legalmente inaceptables" en todo momento y que ahora las pruebas les darán la razón.

    Concretamente, señalaron, la verificación de que se trataba de ''La Mercedes'' llegó a través del análisis de las monedas encontradas por Odyssey en el interior de la fragata. Son unas monedas acuñadas en Lima y que "coinciden" con la carga que transportaba el citado navío el día en que se hundió al su de la bahía de Algeciras. "Sólo una embarcación como ''La Mercedes podía transportar este tipo de carga y algunos otros objetos encontrados", aclaró Goold. Ahora, añadió, el buque está protegido por el principio de la inmunidad soberana, un principio jurídico "absolutamente claro" en Estados Unidos y en el resto del mundo, que se aplica a todos los navíos, estén en aguas internacionales o nacionales.

    Ante esta situación, Jiménez se mostró optimista y no dudó en comentar que España "ganará el litigio" contra Odyssey. "No voy a dar medias tintas, tenemos convicción moral y legal de que vamos a ganar. Nos asiste la razón histórica y legal suficiente para que el proceso pueda ser muy positivo para los intereses del patrimonio histórico español", puntualizó. Además, aprovechó para asegurar que durante el proceso denunciarán la "obstrucción" y "obstaculización" de la empresa norteamericana para llevar a cabo la resolución de este caso.

    MÁS ACTUACIONES DE ODYSSEY BAJO INVESTIGACIÓN

    Durante la rueda de prensa, el abogado señaló que el valor de tesoro capturado por Odyssey solo interesa a los inversores de esta empresa norteamericana que, asegura, ha perdido 60 millones de dólares en los últimos años. Además, declaró que muchas actuaciones de esta empresa "están bajo investigación".

    En esta misma línea, el presidente del Consejo Nacional de Patrimonio, Rafael Azuar, aseguró que Odyssey no ha seguido ninguna de los las "recomendaciones internacionales" en cuanto a defensa del patrimonio subacuático. "Estamos convencidos de que la justicia nos dará la razón", reiteró.
      

    Código html limpiado por Silberius

  31. #33 collalba 14 de jun. 2008

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Cuando he sabido que el tesoro rescatado por el Odyssey es el que llevaba en sus bodegas la Fragata de la Marina de Guerra Española Nuestra Señora de las Mercedes, hundida el 5 de octubre de 1.804 en un desigual combate contra los ingleses en aguas del Algarve, cuando se dirigía a Cádiz desde Lima previa escala en Montevideo, he recordado la historia de Don Diego de Alvear unida tanto a dicha Fragata -y por tanto, al tesoro del Odyssey-, como a Cádiz.

    Don Diego de Alvear y Ponce de León nació en Montilla, Córdoba, era hijo de Don Santiago Alvear Morales y de Doña Escolástica Ponce de León de Rivera y Mendoza, natural de El Puerto de Santa Maria. Su padre fue el fundador de la conocida bodega cordobesa que lleva su apellido y que aun existe, y su madre, paisana nuestra.

    Don Diego quiso ser militar, por eso ingresó en la Marina Real en la Compañía de Guardias Marinas de la Isla de León, siendo entonces su director el celebre marino y científico Jorge Juan. Algo de ciencia debió de imbuirle el fundador del Observatorio Astronómico a nuestro Don Diego, porque fue un experto matemático, astrónomo y botánico, además de hablar con fluidez siete idiomas, de tal fortuna que fue nombrado Comisario de la segunda división de la Comisión de Limites entre España y Portugal, a llevar a cabo sobre los ríos Paraná e Uruguay. Realizó observaciones astronómicas de notable interés. Fue autor de obras como Descripción de Buenos Aires o Demarcación de los territorios de España y Portugal. Una ciudad argentina lleva su nombre.

    Terminada su misión en América, se dispuso a volver a Cádiz con su esposa y con los ocho hijos vivos que le quedaban de un total de diez, embarcando en la Fragata Nuestra Señora de las Mercedes, que en unión de la Fama, Medea y Santa Clara, formaban flota al mando del Brigadier Don José Bustamante, cuyo segundo era Don Tomas Uriarte. Durante la travesía éste último enfermó y murió, por lo que Don Diego tuvo que sucederle, y por ello se vio obligado a abandonar la Mercedes con su hijo Carlos para trasladarse a la Medea. Este hecho le salvó la vida, pero al volar por los aires la Mercedes perdió a su esposa y a sus otros siete hijos. Precisamente ese hijo Carlos, -nacido en América, casado en Cádiz con una jerezana, y con el tiempo General de Caballería-, fue Presidente de la Asamblea Constituyente Argentina, y un nieto de éste, Marcelo Torcuato de Alvear, Presidente de la Republica Argentina en 1.922.

    Don Diego y el resto de la dotación de la Flota española fueron conducidos como prisioneros a Inglaterra, a pesar de que España no estaba en guerra con dicha nación, y -como no-, toda la plata y metales preciosos fueron ingresados directamente en el Banco de Inglaterra, a pesar de lo cual, el gobierno ingles condolido por la situación personal de Don Diego le recompensó con 12.000 libras.

    No perdió el tiempo Don Diego, porque durante su internamiento en Londres conoció a la dama inglesa Luisa Ward, con la que se casó y tuvo siete hijos más. Al parecer, la capacidad de procreación de Don Diego era extraordinaria, hasta el punto que le atribuyen la paternidad extramatrimonial nada más y nada menos que del libertador José de San Martín.

    Ya de vuelta a España en 1.807, ascendido a Brigadier es destinado a Cádiz como Jefe de Artillería Naval, reorganizando el mencionado cuerpo y mejorando la operatividad de las baterías de la defensa de Cádiz, lo que posibilitó en su momento la rendición del almirante francés Rosilly. Constituyó el denominado Cuerpo de Voluntarios Distinguidos de Cádiz y fue Vocal de la Junta de Defensa y Gobierno de Cádiz, así como Gobernador Político Militar de la Isla de León durante las Cortes. Después de la guerra napoleónica vive las vicisitudes propias de la España de aquel tiempo y muere en Madrid a los ochenta años. Espronceda le dedicó un poema.

    No sabemos como terminará el litigio sobre la propiedad del tesoro del Odyssey, aunque existe el precedente del Tribunal Supremo de EEUU que concede la propiedad de los pecios de las fragatas de la Marina de Guerra Española Juno y La Galga, hundidas como consecuencia de sendas tempestades en enero de 1.802 en las costas de Virginia, en base a las alegaciones españolas sobre la inalienabilidad, imprescriptibilidad, e inembargabilidad de los bienes demaniales, y no cabe la menor duda que un buque de guerra al mando de oficiales de Marina, es un bien demanial, y por lo tanto goza de lo que se ha venido a denominar «inmunidad de soberanía», de la que los Estados Unidos son sus principales valedores. No en vano tienen buques de guerra hundidos por los cinco océanos como consecuencia de las guerras del Siglo XX. Todo parece indicar que el Estado español es el único, exclusivo y excluyente propietario del pecio de la Fragata Nuestra Señora de las Mercedes.

    Es indudable que el tesoro del Odyssey, es decir la carga que transportaba la Mercedes cuando fue hundida por los ingleses -sin estar en guerra con ellos-, encierra un valor material y económico indiscutible e incalculable. Pero no es menos indiscutible ni menos incalculable el valor moral, militar, cultural e histórico del mismo, que a nadie le pertenece más que a España, cuyo tributo pagó con creces con la vida de sus servidores públicos y con la de sus familiares, quienes reposan para siempre en el fondo del océano.

  32. #34 collalba 14 de jun. 2008

    Biblioteca: Un expolio anunciado: seguimiento desde enero de 2006 del expolio de Odyssey, por un periódico del Campo de Gibraltar:"El Faro Información."

    Cádiz, don Diego de Alvear y el tesoro del Odyssey

    No nos debe resultar extraño que las historias de barcos hundidos, piratas, islas desiertas, naufragios y tesoros resulten sugestivas e incluso fascinantes. A ello han contribuido libros y películas de indudable éxito que han hecho volar -mejor dicho navegar- nuestra imaginación. Algunas veces la realidad supera a la ficción.

    14.06.2008 -

    TOMAS TORRES PERAL

    | LA VOZ DIGITAL

  33. Hay 34 comentarios.
    1

Volver arriba